Translate

jueves, 21 de octubre de 2010

APUNTES DE SESQUILE

Sesquile- en lengua muisca significa agua caliente.

Laguna del Cacique de Guatavita
Tomado de: Archivos virtuales del municipio
En tiempos Muiscas el territorio que hoy conforma Sesquile, junto con otros municipios aledaños como Gacheta, integraban el gran Cacicazgo de Guatavita[1] . La ancestral Laguna de Guatavita sitio ceremonial del Usaque de Guatavita se encuentra en inmediaciones de Sesquile, aproximadamente una legua al norte  del municipio Guatavita.
Los muiscas explotaron Minas de carbón mineral en la parte denominada Chaleche y  mina de sal en la parte llamada Sesquile, que más tarde  en tiempos del  adoctrinamiento, fue nominada como minas de Sanjuan de Sesquile. Las minas continuaron siendo explotadas con las técnicas muiscas durante la Colonia y gran parte de la república, generando rentas tanto para la nación como para el municipio hasta la construcción del Embalse de Tominé, que cubrió entre otras importantes zonas, la parte de las antiguas minas de sal y de carbón.
Parque principal de Sesquilé
Foto: Archivos virtuales del Municipio
En 1837 Don Vicente Restrepo en su estudio sobre las minas manifiesta: "La principal riqueza mineral de Cundinamarca consiste en sus minas de sal gema de Zipaquirá, Nemocón y Sesquilé,… en sus oxidos de fierro (Pacho y Subachoque) en sus ricas vetas de cobre y sus depósitos de hulla". Y Don Rufino Gutiérrez en sus monografías de finales del siglo XIX, menciona que El río Funza era llamado en Sesquilé Río Tilata, otros sitios con nombre nativo son  Tintoque y Tocatama.
En las medianías del siglo XIX, aparece como propietario de las minas de Chaleche don Rufino Cuervo(1801-1853) Vicepresidente de la República en 1847 y candidato a la presidencia en 1848. Al morir don Rufino,  los bienes son heredados por sus hijos Angel, Antonio, Luis  y Rufino José. El hijo mayor Angel, literato, poeta y periodista se encargó por un tiempo de los negocios de la familia incluyendo la administración de las minas de Sesquilé. 
Dentro de los escritos de don Angel Cuervo encontramos el siguiente párrafo que menciona a Sesquilé:
"En los seis años que estuve sumergido en la soledad de Sesquilé, cooperando, como nadie, a la explotación de las minas de sal y de carbón y a la prosperidad de la empresa, muchas veces por la tarde cuando mi presencia no era necesaria en la fábrica, me dirigía, por vía de paseo, a las estancias vecinas, y allí, sin que nadie me viera, me sentaba bajo la enramada a contemplar los labradores tan fatigados ya como lOs mismos bueyes Con que araban desde las primeras horas de la mañana; la mujer sentada en la puerta de la ahumada cabaña, remendaba la ropa del marido o de los pequeñuelos, que jugueteaban a su lado; y luego la veía levantarse e ir Con su prole a amarrar el ternero al tronco del arrayán del patio..,"
El primer conquistador que figura como encomendero de tierras y de indios en Sesquilé  es  Cristobal Bernal integrante de la hueste de Quezada, a quien le fue asignada la encomienda como reconocimiento a sus servicios en la jornada de "rescate e incautación" de los tesoros y la captura y prisión del Zaque señor de Tunja. La encomienda fue heredada por su hijo mayor Luis Bernal Castro.
Sesquilé fue fundada el 12 de Octubre de 1600 por el Oídor Luis Enríquez. Integra la Provincia de Almeydas junto con los municipios de Chocontá, Tibirita, Machetá, Suesca, Villapinzón y Manta.



[1] Los expertos en estudios Muiscas mencionan que de acuerdo a la organización y jerarquías muiscas, Guatavita era un Usacazgo integrado por unidades territoriales llamadas Cacicazgos. Otros Usacazgos fueron Usaquén y Suba.