Translate

jueves, 28 de mayo de 2009

ALBAN - Cundinamarca - Apuntes de Historia


El área territorial de Albán, en tiempos prehispánicos se conocía con el nombre de "Chirgua" y formaba parte del territorio del Cacique Síquima; en la colonia,  como "La Sierra del Agua" y/o“Agualarga” y  su territorio integrò  la provincia de Tocaima.
La primera incursión  hispana al territorio de los síquimas, según los cronistas, ingresó  por Zipacón   y al adentrarse  en las  tierras Panches   los conquistadores fueron sorprendidos por un numeroso grupo de  guerreros nativos que apertrechados   al otro lado del río aguardaban  a los invasores.
Paisaje Albán
Foto: Archivos Centro Historia Albán
Las aguerridas huestes pretendieron avanzar sobre los nativos, pero fueron detenidos  por sendas   descargas de certeras y mortales flechas que obligaron a las huestes conquistadoras a retirarse. El arrojo de los "síquimas", refieren los cronistas,   obligaron al adelantado y a sus hombres a regresar y preparar la estrategia para una nueva entrada.
La incursión de Quezada que citan los cronistas, es probable que se haya realizado  por las tierras de Agualarga,  puesto que en los tiempos prehispánicos este territorio se encontraba bajo el  dominio del bravío Cacique Síquima
En  tiempos tempranos de la conquista, aparecen cómo encomenderos del territorio: Pedro de Miranda soldado conquistador de la hueste de Nicolás de Federmán, quiencontrajo matrimonio con María de Avila sucesora de la encomienda de Síquima y Tocarema; María  contrajo segundas nupcias con Pedro de Aristoy. 
Posteriormente, se encuentra  registro de tierras a nombre de el corregidor Luis de Berrío.
A finales del Siglo XIX, es instalada una fábrica de botas y calzado, a la que traen 6 obreros alemanes para que inicien la fabricación y enseñen el oficio. Esta fábrica es visitada por Alfred Hettner, viajero alemán autor de “Viaje por los Andes”  en el que menciona la fábrica de calzado de Agualarga: 
"En Agualarga,  término de la  carretera, se han fundado una tenería y una fábrica de calzado que dirigen sus dueños, los señores Hermógenes y Sixto Duran, y  administran los señores Carlos y Alejandro Ucrós; En ella se curten cueros de diversos animales, desde el becerro comùn hasta
Parroquia Albán
Foto: archivos Liceo Cervantes
 la cabritilla y el charol, y se fabrica calzado fino y ordinario á precios comparativamente económicos. Aún no se sabe si el éxito final de esos laboriosísimos y estimables  trabajos será feliz ó desgraciado. 
Al lado de la  tenería se ha fundado un hotel,  regularmente servido, á lo menos con aseo y buena voluntad. Agualarga, con sus 2.250 metros de altura es un caserío un poco mayor que Chimbé, con varias bodegas y una empresa de curtidos..."
Agualarga, por sugerencia del párroco, adoptó el nombre de Albán, en honor del General Carlos Albán (1844-1902), de origen payanes, quien además de político y ocupar altos cargos en el gobierno, fue un notable científico, inventor y escritor. Dentro de los inventos que patento en diferentes países de Europa se encuentran un reloj con la hora universal, un sistema de globos aerostáticos con envoltura metálica, cuya patente solicitó en 1887, mucho antes que apareciera el zeppelin, un espejo con luz trifocal , Un telescopio de largo alcance denominado “Tricaóptico” entre otros muchos de sus inventos. El general Albán falleció en aguas panameñas a bordo del barco “Lautaro” hundido en 1902, en épocas de la guerra de "los mil días".
Agualarga fue segregado de Síquima y elevado a municipio en Mayo de 1903 con el nombre de Albán. Integra la provincia del Gualivá, junto con los municipios de Nocaima, Supatá, La Peña, Utica, Quebradanegra, san Francisco, Vergara, Nimaima, Sasaima Villeta y La Vega.
Video de la Car - Sendero Ecológico Albán:

lunes, 18 de mayo de 2009

EL GENERAL FRANCISCO DE PAULA SANTANDER


"E1 último día de mi vida será el primero en que la Nueva Granada no me verá ocupado de su independencia, de su honor y de sus libertades”
 En este mes de abril, se conmemoraron 221 años del nacimiento  del insigne “Hombre de las Leyes” y “Fundador Civil de la República” General Francisco de Paula Santander y Omaña. 
 Nació en la Villa del Rosario de Cúcuta el 2 de abril de 1792, hijo del gobernador Juan Agustín Santander y Colmenares y doña Manuela Antonia de Omaña y Rodríguez. Permaneció junto a sus padres en su ciudad natal hasta  1805, año en que es enviado a Santafé bajo la protección de su tío el canónico Nicolas Mauricio de Omaña y Rodríguez. En Santafé inicia  estudios   en el Colegio de San Bartolomé  y recibe en 1808 el  grado de bachiller en Filosofía;  en ese mismo año se inscribe en la Universidad Santo Tomás para cursar estudios de jurisprudencia, que según sus biógrafos se encontraba culminando en 1810,  puesto que  el 11 de julio había presentado su último examen sobre práctica forense.
 El 20 de Julio de 1810 ante los acontecimientos de la Plaza Mayor, se presenta como patriota voluntario ante la comisión militar de la Junta Suprema,  que autoriza su   vinculación al ejército y en Octubre ingresa  al Batallón de Infantería de Guardias Nacionales, que le otorga el nombramiento de  subteniente Abanderado. 
1792-1840
(Foto: archivos internet)
En 1811 integra el ejército de la República que el presidente don Antonio Nariño y Alvarez conforma  y luego en 1812  bajo  el mando del Capitan Antonio Baraya, comandante del ejército de Cundinamarca,  el grueso del ejército se adhiere a la ciudad de Tunja, desde donde  Camilo  Torres Tenorio lidera los Federalistas y pretende con este mismo ejército,  tomarse la ciudad de Santafé fortín de los Centralistas.  
En 1813, a comienzos del mes de enero, el ejército proveniente de Tunja asedia por distintos flancos a la capital pero los hombres  dirigidos por Baraya encuentran una  férrea resistencia y son sorprendidos por   los Santafereños, quienes dirigidos por el presidente  Antonio Nariño derrotan el ejército Federalista y toman numerosos prisioneros, entre ellos al joven Capitán Santander que resulto herido. Este Combate se registró el 9 de enero de 1813, y quedó registrado en la historia como el combate de San Victorino  escenario de la primera guerra civil.
En este mismo año de 1813, recuperado de sus heridas, recibe órdenes del presidente Nariño, para integrar un contingente que se desplazará  a Venezuela como fuerza de apoyo a Bolívar que entonces iniciaba sus luchas por la independencia. 
 En Venezuela junto a Manuel del Castillo y Rada y demás patriotas granadinos, lucharon aguerridamente en las campañas de  Bolivar que llegaron hasta inmediaciones de Cúcuta, y en las que el joven militar Santander  despliega a favor de la causa patriota sus aptitudes como estratega, como organizador y lleva a cabo brillantes acciones que le merecen el reconocimiento de Sargento Mayor General y luego de Coronel en  junio de 1814. Ante Las noticias de La Campaña de reconquista española 1815-1816, al igual que otros militares como Serviéz, toma la decisión de dirigirse al Casanare,  con el propósito de reorganizar  y fortalecer el ejército patriota, y al que más tarde se une Bolívar. En la inmortal Batalla del 7 de agosto de 1819 Francisco de Paula Santander con el grado de General y comandando la División de Vanguardia del Ejército Libertador, derrota definitivamente las tropas realistas.
Uniforme del General Santander
Colección Museo Nacional.
El General Santander en la Batalla de Boyacá, fue reconocido hasta por sus propios contradictores, como el baluarte  fundamental en la victoria de Boyacá   junto a su ejército de vanguardia, y  como  el “Organizador de la victoria” pues fue quien diseño la ruta hacia Boyacá y la estrategias para cercar a los realistas
En el congreso de Angostura celebrado en septiembre de 1819, se aprueba la ley  de la República en que por ausencia de recursos en efectivo, esta se obliga a pagar los salarios adeudados al ejército libertador con bienes confiscados y baldíos del patrimonio nacional. Es así como todos los generales, coroneles y demás miembros, inclusive hasta los soldados del ejército libertador, reciben de acuerdo a su jerarquía propiedades territoriales, entre ellos los generales Santander y Bolívar. La propiedad entregada al General Santander, fue la Hacienda Hatogrande localizada en el municipio de Sopó en la vereda de su mismo nombre y que actualmente es La Casa Campestre de los Presidentes de la República de Colombia. 
El General Santander amplió la hacienda de Hatogrande, desarrolló negocios de ganadería y conservó la propiedad hasta el último día de su vida;en tiempos del General Santander, dicen los registros,  Hatogrande fue centro de reuniones y albergó ilustres huéspedes como el Libertador Simón Bolívar, a otros generales de las huestes libertadores y hasta un sobrino de Napoleón Bonaparte que lo visitó, cuando se efectuaron con Francia las primeras reuniones sobre el Canal de Panamá.
Luego de la Batalla de Boyacá, el General fue elegido Vicepresidente, y Bolívar para poder continuar con sus campañas libertadoras le encargó la presidencia,  así que nuestro General fue Vicepresidente Encargado de la Presidencia primero de Cundinamarca y luego de La Gran Colombia,  en marzo de 1832 fue elegido presidente de la República de la Nueva Granada. En todo este  tiempo como mandatario,  necesitó de sus mayores esfuerzos para sembrar el concepto de República, implementar la civilidad, la democracia, el respeto a los deberes y a los derechos, y hacer cumplir por sobre todo,   no sin numerosos tropiezos y sinsabores,  las leyes que perfilaron la Institucionalidad de la Nación y por las que se le conoce como "El constructor de la República": Frases del General:
"Colombianos las armas os han dado la independencia, pero sólo las leyes os darán la Libertad!".
"La espada de los libertadores, de ahora en adelante, estará sometida a las Leyes de la República!".
 "Yo he sido patriota y he servido por más de veinte  años continuos por el establecimiento de un régimen legal bajo las formas republicanas!"
"No hay hombre ninguno necesario, y todos somos más o menos útiles, según determinadas circunstancias!" 

El General Francisco de Paula Santander y Omaña, falleció el 6 de Mayo de 1840 en la ciudad de Santafé de Bogotá.



viernes, 15 de mayo de 2009

FUNDACION DE SOPO

Antecedentes
Figura Cacique de Sopó
Tunjo rescatado
 en hallazgo arqueológico
localizado  en Altamira-Sopó
en el año de 1935
Dibujo de Natalia Martínez
El Valle de Sopó fue poblado por los Muiscas desde los tiempos tempranos de su incursión en las montañas andinas de nuestro territorio, según  lo infieren estudios de datación realizados en huesos, artefactos, cerámica y diverso material arqueológico rescatado  en cementerios indígenas localizados en algunas zonas del municipio como el sector "Altamira" en el casco urbano y la vereda de Meusa localizada al oriente de la jurisdicción municipal.
La  mayor antiguedad registrada hasta la fecha para los muiscas de Sopó ha sido establecida hacia el año 800 d.C. 
Al observar la cronología establecida para el poblamiento Muisca en el territorio Andino, año 700 a 800 d.C., se puede inferir con relación a Sopó, que el valle comenzó a ser habitado por estos grupos desde la primera fase de su poblamiento y que desde estos inmemoriales tiempos, los Muiscas fueron seleccionando, adaptando y adoptando  las zonas donde posteriormente establecen sus  Aldeas. 
Sopó Nativo 
Las Aldeas  Prehispánicas existentes en estos territorios al momento de la invasión, quedaron registradas tanto por los conquistadores como por los doctrineros en informes y en actas parroquiales de reconocimiento y de censos, entre otras; así mismo, la mayoría de asentamientos muiscas  se encuentran  referidos  por los cronistas de Indias en sus relatos. En el caso de Sopó, el nombre de  los territorios  nativos corresponde  a Sopó, Cueca y Meusa.  
La localización de las aldeas ancestrales del Valle de Sopó, puede observarse en un mapa levantado en el siglo XVIII, y en el estudio de las referencias citadas en las crónicas, que muestra las aldeas delimitadas desde los tiempos muiscas  como tres unidades territoriales que poseían una vasta extensión geográfica: Meusa situada al oriente, Cueca en la zona central y Sopó en la parte Occidental y cada aldea a su vez estaba conformada por Sybin y Utas, que en la actualidad podrìamos asociar a los barrios.
 En la aldea del antiguo Sopó, el Sopó Muisca, habitó el señor más importante del valle, El Cacique Sopó, jefe de uno de los ejércitos del Zipa. 
Sobre el Cacique Sopó, el cronista Fernández de Piedrahíta refiere: "...tanto fiado en el valor de su gente [el Zipa]como en las armas auxiliares que el Soppo (sic.) y otros señores le dieron..."
Significación Muisca de los nombres de las Aldeas de Sopo
Sopó: estudios antiguos de la lengua Chibcha infieren que el significado es   Cerro fuerte; y  estudios más recientes amplían este significado sobre el nombre de Sopó en el individuo o Jefe, veamos: 
So = es asociado a  rápido, ligero; y a protección.
Po = grande, fuerte, cabeza y/o Jefe. 
De acuerdo a lo anterior, Sopó aplicado al territorio y al Jefe tendría la siguiente significación: Cerro Fuerte donde habita el jefe Protector -  señor Poderoso que protege el Territorio- Cercado Fuerte del Jefe Protector- Fortaleza del jefe Protector- 
Cueca: al descomponer la palabra encontramos que:
Cu = es  asociada a altura, sitio de concentración  y también a semejanza. 
Eca = :  límite o final de territorio al pié de las montañas.
Hallazgo arqueológico Vereda de Meusa año 2012
Alvaro Botiva Contreras - Diego Martínez Celis
Fotografía :Diego Martínez Celis
Ca = traduce cercado.
De acuerdo a lo anterior Cueca  traduce :
tierras fuertes cercadas por montañas  semejantes. 
Mesua: nombre de la aldea registrado en las crónicas,  que posteriormente van cambiando por Meusa; al descomponer la palabra observamos: 
Me = asociado a despierto, astuto, listo.
Sua=  Sol; tendríamos entonces que Mesua-Meusa, significa: tierras del sol y de  hombres listos, y/o Tierras de hombres listos bajo el sol.  
Fundación Hispànica de Sopò
En el período hispánico, Los muiscas del Valle, aunque sometidos, dificultaron en gran medida tanto la labor de los misioneros como la de los encomenderos, como consta en las actas de informe levantadas con ocasión de   las visitas parroquiales, en las que los párrocos visitadores consignan quejas y dejan testimonio en sus anotaciones, sobre el poco interés que mostraban los nativos para aprender la lengua castellana, la perseverante evasiva  para  asistir a  la enseñanza de la doctrina y la persistente costumbre de regresar siempre a su sitio ancestral. 
La casa cural cuando aún conservaba 
los frescos en las paredes y su original
arquitectura colonial
Al respecto, es importante notar que los Muiscas del valle de Sopó tardaron  más de una centuria para aceptar el aprendizaje de la lengua  y  la doctrina cristiana; veamos: 
Los primeros doctrineros y encomenderos ingresaron al valle desde mediados del Siglo XVI (1550) y cien años después (1.650) vemos que aún los padres visitadores presentan en sus informes quejas sobre el desconocimiento de la lengua por parte de los nativos de Sopò,  las que  corrobora Fray Francisco Chacòn en   sus  anotaciones:  "los indígenas de estos pueblos no hablan todos la lengua y se niegan a asistir a la doctrina".  
A Mediados del siglo XVII llega como doctrinero el padre Fray Francisco Chacón,  quien al observar el poco interés  de los nativos hacia la religión, se propone utilizar  los medios necesarios  para solucionar tal situación; Lo primero que hace es reunirse  con el Cacique de cada aldea y lllegar a  un acuerdo con cada   Jefe.  Una de las estrategias utilizada por el  padre Chacón fue encontrar   una razón que motivara el interés de las tres aldeas y asì conseguir la definitiva aceptación por parte de los habitantes. Con este propósito, les sugiere  escoger el sitio donde asistirían con gusto los tres "gentìos" a la doctrina.
El sitio aceptado de común acuerdo por los Jefes nativos para congregarse, según lo anota el padre doctrinero, fué la Aldea de Cueca por encontrarse equidistante a los otros dos poblados, Meusa y el viejo Sopó. Otro punto en el  que fray Francisco Chacón logra el consenso de  los Caciques fue en el momento de seleccionar el nombre que debería llevar el sitio escogido, pues    los Jefes nativos aprobaron y decidieron que Cueca ahora se llamaría Sopó.
El  decidido esfuerzo del padre  Fray Francisco Chacón fructificó  y se tradujo en resultados positivos para la Iglesia y para el sistema, pues llevó a feliz término la tarea  que hasta ese momento   ningún doctrinero había podido realizar:  congregar los tres poblados nativos en un solo sitio  "para ser adoctrinados" y aprender la lengua, hechos que se registraron en los primeros meses  del histórico año de 1653;  las tres aldeas Muiscas del Valle: SopóQueca y Meusa aceptaron a partir de ese año asistir   como un solo pueblo a la doctrina y aprender la lengua castellana. 
Fray Francisco Chacón una vez logrado el consenso con  los Jefes de cada aldea, dispuso que  la rústica iglesia levantada tiempo atrás por los Cuecas, fuese adecuada y refaccionada para constituírse como Iglesia Doctrinera, recursos que proveyeron  "Sopoes, Cuecas y Meusas" y a partir de dicho día Cueca dejó de llamarse Cueca para llamarse  SOPO.
El padre  para dar mayor trascendencia al pacto realizado con los jefes de las tres aldeas organizò   un solemne y simbólico acto, que consistió en efectuar una procesión  encabezada por los principales de cada aldea quienes llevarían   los ornamentos de la rustica y desvencijada iglesia del nativo y viejo Sopó, que desde ese día  se llamaría Pueblo Viejo, para instalarlos en la nueva Iglesia  de Queca (sic.) que ahora sería Sopó. 
La procesión de Pueblo Viejo hasta Sopó, contó además con la asistencia de los músicos de las tres aldeas, que al son de sonajeros, fotutos, ocarinas, flautas y tambores, elevaron cánticos durante todo el recorrido hasta la nueva iglesia en el nuevo sitio de Sopó  el día 25 de Mayo de 1653.
Sopó integra la Provincia de Sabana Centro, junto con los municipios de Cajicá, Gachanciipá, Tabio, Chía, Nemocón, Tocancipá, Cogua y Zipaquirá.