Translate

martes, 15 de diciembre de 2020

Relatos de Quetame

 Por:  Josvel Velcán

Por allá en 1830 y algunos años después, transcurrían los primeros años de vida de un pueblo enclavado en la Cordillera Oriental; Quetame  y por sus empinadas montañas trasegaban sus habitantes caminando por trochas y difíciles caminos para buscar su subsistencia, tal vez entre algunas casuchas con techos de paja, paredes de bahareque y los pisos en tierra.


La cercanía al Camino Real que de Bogotá conducía a Villavicencio, permitía a los pobladores de la zona viajar a pié o a caballo hasta la capital Bogotá. Este camino también era utilizado por los que viajaban hacia los Llanos de San Martín, era entonces un camino escabroso en gran parte acompañado por las aguas y el recorrido del Río Negro que subía a la Huesada para luego bajar hacia Tengavita, Naranjal, La Marcelita, Monterredondo, San Miguel, Pipiripal, Servitá y Buenavista, tal como aparece descrito por quienes en esos tiempos viajaban desde la Capital hacia los LLanos. Los relatos describen que cuando los viajeros llegaban al Alto de Buenavista observaban sorprendidos el fabuloso espectáculo de una Llanura sin límites y luego descendían hasta el Río Guatiquía en cuyas orillas al igual que en el Caño de Gramalote  se asentaron en sus cercanías los primeros pobladores, lugar que después se convirtió en Villavicencio.

Partiendo de Quetame y Fosca, los antiguos viajeros caminaron innumerables ocasiones las agrestes montañas y senderos que en tiempos más antiguos fueron recorridos por los Muiscas. 

Los primeros pobladores que se asentaron en la zona probablemente iban buscando un lugar dónde vivir y ante ese paradisíaco lugar que les deparaba la naturaleza, abundantes aguas y tierra fértil decidieron que era su punto de llegada, sitio que después se convirtió para los viajeros en el punto de partida hacia la Capital y también de regreso.

Juan B. Caballero, en su Monografía Histórica d Villavicencio, así como don Rufino Gutiérrez en sus monografías de los pueblos y Miguel Triana con su obra "Al Meta" así como artículos de la Academia Colombiana de Historia en el Boletín de Historia y antiguedades, mencionan que: "...gentes que iban a sacar ganados así como los cazadores, entusiasmados por el párroco de San Martín, Manuel Santos Martínez y sus relatos sobre la belleza y fertilidad de las tierras conocidas como Gramalote, iniciaron allí la construcción de una posada o paradero para viajeros del ganado.

Fué así como vecinos de  Quetame y Fosca  se trasladaron al lugar, siendo el primero en establecerse Esteban Aguirre con su familia  y como este obtuvo  éxito con su empresa fundadora, le siguieron Francisco Ruiz con su esposa Matea Fernández, su yerno Librado Hernández y, además, Silvestre Velásquez y Francisco Ardila, quienes separadamente construyeron sus viviendas  en forma de poblado, que habitaron con sus familias, quedando así fundada la población de Gramalote  el 6 de abril de 1840.

De acuerdo a lo anterior, en Quetame podemos sentirnos partícipes de esta fundación, ya que nuestros paisanos tuvieron la idea, el coraje y el valor de sentar las simientes de lo que es hoy una floreciente ciudad que por su cercanía siempre ha gozado de nuestros afectos y aún más, por la historia y los vínculos con su fundación.

En los archivos parroquiales de Quetame figuran algunos de los mencionados, como padrinos de bautismo o de matrimonio, lo cual confirma queviieron en Quetame antes de establecerse en Gramalote, hoy Villavicencio.

¡A través del tiempo y desde su fundación personas de nuestro querido pueblo de Quetame o descendientes han tenido alguna preponderancia y activa participación en la vida pública de Villavicencio desde diferentes ámbitos de la sociedad, enalteciendo a nuestro pueblo y dejando su huella en esa hermosa tierra!

Historia de Quetame - Ingrese al siguiente link:

https://ruborpuebloscundinamarca.blogspot.com/2010/03/quetame-apuntes-de-historia.html