Translate

viernes, 14 de diciembre de 2012

Monumentos de culturas antiguas - similitudes





Esta serie de fotos, recibidas del querido amigo Jaime Fuente, muestran arte sumerio/annunaki en comparación con "arte" hecho y construido por otras civilizaciones ubicados a miles de kilómetros de distancia. Según la historia conocida, no existe ninguna relación ni interacción entre ellas. Juzguen Uds.




En la fotografía de arriba podemos comparar 3 construcciones de México, Indonesia y de Egipto; podemos ver la gran similitud de estas construcciones, personas con una misma visión? o con la misma sabiduría?

Mismas estructuras, con disposiciones similares y números casi idénticos en cuanto al diseño de estas estructuras, tan apartadas entre sí en el mundo. Mismos pórticos y casi las mismas cabezas decorativas. ¿ Acaso no son pruebas de un origen común del ser humano, mucho mas antiguo del que se cree actualmente?





La fotografía de arriba es una comparación entre una representación de la diosa Isis (izquierda) con una representación encontrada en la mitológica biblioteca de Tayos en Ecuador, misma cueva donde se hizo una investigación donde participo el mismísimo Neil Amstrong. ¿No es acaso una prueba de la conexión transoceánica precolombina que los arqueólogos modernos no están dispuestos a aceptar?





En la fotografía superior podemos ver una comparación entre las conocidas estatuas de la isla de Pascua, con unas estatuas de Turquia.

La similitud no sólo resalta a simple vista en el rostro sino también en las posiciones de sus manos.





Aquí se muestra dos construcciones de representación a la glándula pineal, gran conocimiento del mundo antiguo, que se encuentra perdido el día de hoy….





Esta es la fotografía de las momias del pueblo wari, uno de los múltiples pueblos preincaicos que habitaron la zona que ahora se conoce como Lima en Perú. Fueron directamente extraídas de una pirámide portando las mascaras de ojos azules que ven en la fotografía. Además de la momia envuelta en 6 capas de lana, se encontraron agujas y otros materiales textiles.

Lo curioso de esto es que este mismo tipo de ritual se daba en la civilización sumeria, siendo los ojos azules el distintivo clave de los aristocratas y poderosos, ya que este color de ojos representaba a los dioses mismos.

La nobleza sumeria antigua era de ojos azules y en el caso de los hombres, barbados, así como muchos de los bustos recobrados por arqueólogos lo muestran.

Similitudes que dan mucho de que hablar….

¿Cómo y por qué hacían construcciones casi iguales, si ni  siquiera sabian unos de otros....?












miércoles, 12 de diciembre de 2012

Antonio Nariño, el último día de su vida!

"Antonio Nariño puede ser considerado sin ningún temor: "El colombiano de todos los tiempos", porque encarnó como ningún otro compatriota la esencia de lo que es, de lo que siempre ha querido ser y lo que no ha podido ser Colombia" Tomado especial revista Semana.
Casa de Nariño en Villa de Leyva   http://youtu.be/hRKorOf4wOc

"Amé a mi  PATRIA: cuánto fue este amor?,  lo dirá algún día la Historia!. 
 No tengo qué dejar á mis hijos sino mi recuerdo!.......... á mi Patria le dejo mis cenizas!"

El texto siguiente fue tomado de la escritora e historiadora Soledad Acosta de Samper (1833-1913):
        
Dia  13 de diciembre de 1823 :

1765 - 1823
[...]Pero el 11 se sintió tan malo que permaneció en la cama y no quiso abrir las cartas que le llegaron por el correo. Uno de los circunstantes le dijo que había llegado la noticia de la toma de Puerto Cabello por los Patriotas; entonces se incorporó con semblante regocijado y dío gracias á Dios por haber tenido ese consuelo antes de salir de este mundo. Estaba tan fatigoso que el Cura le llevó la extremaunción, y él mismo contestaba con voz entera. Tan bien le sentó este sacramento que se declaró tan aliviado que quiso salir y mandó ensillar una mula, contrariando naturalmente la voluntad de cuantos le rodeaban. 
Aquí dejamos la palabra á Vergara y Vergara.
.........."El 12 se hizo poner el Santo Oleo, anunciando que después de este 'acto amigable con Dios, iría á practicar actos amigables con los hombres,' y que le tuvieran ensillado un caballo. Montó, en efecto, y recorrió los alrededores, deteniéndose pocos momentos en cada casa y despidiéndose con la más cordial urbanidad.
-Para dónde va usted? le preguntaban.
-Para la eternidad; y no pido órdenes porque no se me ocurre qué puedan mandar á decir de allá, les contestó.
Al volver á su casa se sentó en un sillón y pasó la noche discurriendo largamente con el médico sobre el carácter y fin de la enfermedad que había tenido y de cómo iba á morir. Viendo á algunos de los circunstantes muy afligidos, los consolaba con palabras festivas.
-Qué chasco el que voy á jugar á los españoles! les decía; me voy al cielo antes que ellos.
Al aparecer la aurora del 13 bellísima y radiante.
-Qué buen día me va á hacer! dijo, y en seguida oró largo rato.
Mientras hablaba observaba con el reloj en la mano el estado de su pulso; hizo notar á los médicos que ya había terminado la pulsación, y les decía:
-He muerto ya! Ustedes hablan con un cadáver. Pidió que le hiciesen venir algunos músicos para que le cantasen los Salmos Penitenciales. Mientras llegaban discurrió sobre la muerte y sus diferentes formas según las creencias y las costumbres de los pueblos.
Su confesor, el doctor Buenaventura Sáenz, Cura de Sáchica, le decía, hablándole de su próxima muerte 'que no tuviera cuidado.'
-Jamás lo he tenido! le replicó blandamente." 
Después de aquéllo le acometió un parasismo. Los sacerdotes que se hallaban con él le dieron nuevamente la absolución por la Bula de Pía Mater y por la Hermandad del Carmen, de la cual dijo que era hermano. A poco empezó la agonía durante la cual no dejó de hablar cada vez que volvía en sí.
-"Odié siempre por instinto á los tiranos, decía.......... Luchando contra ellos perdí cuanto tenía.......... Perdí hasta la Patria!.......... Cuando apareció por fin esa libertad por quien yo había sufrido tanto, lo primero que hizo fue tratar de ahogarme con sus propias manos!.......... Al aparecer el día lo saludaba yo preso.......... amenazado y desterrado!.......... Me han dado cadenas todos.......... me han calumniado!.......... Pero yo no he aborrecido ni á los que más me han perseguido!.......... Pónganme este epitafio, no quiero nada más y nada menos: AMÉ Á MI PATRIA: CUÁNTO FUE ESTE AMOR LO DIRÁ ALGÚN DÍA LA HISTORIA. No tengo qué dejar á mis hijos sino mi recuerdo!.......... á mi Patria le dejo mis cenizas!"
Declinaba el día; su respiración era cada momento más anhelante. De repente se incorporó en la silla, mientras que en torno suyo, de rodillas, rezaban los sacerdotes las oraciones de los agonizantes. Miró el reloj que aún conservaba en la mano. ¡Ya es tiempo!" murmuró, soltándole para hacer la señal de la cruz sobre la frente con temblorosa mano; dobló la cabeza reverente ante la majestad de la muerte que se acercaba y momentos después su alma se hallaba delante del Tribunal de Dios.
Eran las cinco de la tarde del 13 de Diciembre  [...]

Brevísima reseña de las Actividades del Precursor:
1793, Diciembre 15 : Nariño distribuye secretamente la traducción de Los Derechos del Hombre que tradujo e imprimió en su propia imprenta, llamada posteriormente Imprenta Patriótica. (1793 - 2013 = 220 años de la traducción e impresión de los Derechos del Hombre)
 En agosto de 1794 es encarcelado, luego desterrado y sus bienes confiscados. 16 años de    prisión fue el costo que tuvo que pagar por la traducción de los Derechos del Hombre. Aún así, prisionero, el Régimen no pudo doblegarle;  desde la prisión siguió trabajando  en pro de sus ideas de Libertad e Independencia. Liberado hacia el mes de Septiembre de 1810,  después del golpe del 20 de julio de 1810, es aclamado a su regreso en la Plaza Mayor de Santafé (Bogotá) en Diciembre de 1810, y desde este momento reasume su Liderazgo político como Secretario designado por el Congreso de las Provincias de la Nueva Granada.  Desde allí prosigue señalando los caminos hacia la Independencia. El 14 de Julio de 1811 saca el primer número de su periódico La Bagatela, en el que alerta a la ciudadanía sobre las políticas equivocadas de la Junta integrada por Lozano y Camilo Torres. En septiembre  de 1811 el Congreso le nombra  Presidente Interino de Cundinamarca, en razón a la renuncia de Lozano.  En diciembre del mismo año es confirmado en su cargo de Presidente.  En 1812 reforma la Constitución de 1811 proclamada por Jorge Tadeo Lozano,  el 16 de julio de 1813 proclama la Constitución del Estado Libre, Soberano e Independiente de Cundinamarca y Declara La Independencia absoluta de Cundinamarca. En Septiembre de 1813  el Congreso le otorga el nombramiento de Teniente General de las Tropas del Estado de Cundinamarca e inicia de inmediato su campaña libertadora del Sur.
Nariño en nuestra Patria: Precursor de los Derechos Humanos, Precursor de las ideas de Independencia y Libertad, Precursor de la idea de  Emancipación, Precursor de la Constitución, Precursor de la Declaración de Independencia, Precursor de los medios impresos, Precursor del Periodismo Político, Precursor de las Fuerzas Militares, Precursor  de las batallas y estrategias militares en contra de los realistas, Precursor de los Símbolos Patrios, Primer Teniente General y primer presidente del Estado Libre y Soberano.
Honor y Gloria por siempre al Precursor don Antonio Nariño y Alvarez!

Enlaces relacionados:
http://ruborpuebloscundinamarca.blogspot.com/2013/07/simon-bolivar-y-antonio-narino-en-1813.html

sábado, 23 de junio de 2012

La Vega - Apuntes de Historia

El territorio de la Vega  integró en tiempos prehispánicos los extensos dominios de la nación Panche, llamada Panchea por los conquistadores.  De acuerdo a referencias de los cronistas y en registros de  Actas levantadas por  los Oidores-visitadores,  en el ancestral territorio de La Vega se encontraban  los señorios  de Chambata, Chapaima y Chilagua. 
En  tiempos ancestrales de los Panches de Chambata, La Laguna del "Tabacal" fue El sitio de mayor importancia para las ceremonias religiosas, también "El Cerro del Butulú" y la "Cascada Natauta". [sobre los que aspiramos a ampliar la información de tiempos panches]
Laguna el Tabacal - La Vega
Archivos Gobernacion de Cundinamarca
En la época temprana de la invasión hispánica, conquista, año 1546,  a Juan de Ortega, conquistador de la gente de Quezada, le son entregadas  tierras  de Chapaima, Chambata y Nocaima.
Juan de Ortega  por ser  " uno de los primeros conquistadores" obtuvo además otras encomiendas en la zona de  Zipaquirá y Tibitó que lindaban con Pacho.  En  registros de Actas del año 1560 se encuentra un pleito instaurado por  naturales de La Vega y de Nocaima contra Diego de Salas por "malos tratamientos", y otro pleito de Diego de Salas contra Juan de Ortega, por indios, " ya que estos se regresaban a la encomienda de Ortega". Salas  ingresó al territorio de la Nueva Granada con el gobernador Lebrón.
En la conquista, durante la campaña de pacificación el conquistador que ingresó a la zona del Gualivá fue Alonso de Olalla Herrera, hombre de la gente de Nicolás de Federman, quien por su exitosa campaña de pacificación en estas tierras, obtiene hacia 1544, derechos de encomienda sobre parte de las tierras de Payandá y Chambata, y otras encomiendas en Facatativá, Matima y Villeta.
En la colonia temprana, los territorios de Payandá y Chambata, son referidos como tierras de Chapaimas y Nocaimas, al tiempo que el territorio Panche es denominado como Panchea.
Chapaima, correspondía a una comunidad nativa sujeta al Chambata, mientras que la parte Nocaima correspondía al Payandá.
Según registros, en visita realizada el 3 de Junio de 1605 por el Licenciado Alonso Vásquez de Cisneros, mediante Acta levantada en la misma fecha, ordenó al Corregidor Diego Ruiz de Bustos fundar los pueblos (asignar tierras de sus encomiendas) para Nocaimas y Chapaimas.
En este tiempo, una gran extensión de las tierras de Payandá antiguos dominios del Cacique del mismo nombre, se encontraban junto con sus nativos propietarios encomendadas a  Francisco Osorio, nieto del conquistador Olalla Herrera y casado con Margarita Colmenares.
Francisco Osorio Nieto, era hijo de Francisco Osorio de Paz e Isabel Herrera, esta última, hija de Alonso de Olalla Herrera. 
Otra franja de Payandá y parte de tierras de Chambata, conformaban la estancia asignada a Luis Gutiérrez. Otra estancia figuraba a nombre de los Arias de Monroy; otra franja que llegaba hasta Calamoima pertenecía a Diego de Ospina, y la parte de Chilagua a Juan de Melo.
A partir de las órdenes impartidas en el Acta del Licenciado Vásquez de Cisneros, el Corregidor Diego Bustos y los encomenderos realizaron la distribución  de los indios,  en los dos sitios designados por el Licenciado para  fundar los pueblos.
En Chapa de Chambata, fueron establecidos los nativos de las encomiendas de Ortega, Gutiérrez, Monroy y Ospina , en tanto que los de Payandá y Chilagua lo eran en el sitio de Nocaima. 
Platanales de La Vega
En los archivos de juicios, se encuentran registros sobre reclamaciones de los encomenderos y de nativos ,  pues en el momento de ser trasladados a los pueblos se llevó a cabo  el respectivo censo, y muchos   Payandás quedaron asignados a Chambata y viceversa, y esto ocasionó que regresaran a sus antiguos sitios y se presentara confusión y conflicto entre los encomenderos, pues los nativos resultaban trabajando para el encomendero a quien no pertenecían. Los juicios más notables fueron los de Juan de Ortega con Francisco Osorio.
Los registros de Chapaimas y de Chambatas, desaparecen posteriormente al pasar dichas propiedades a la Compañía de Jesús, que estableció una gran hacienda denominada San Xavier de La Vega, que formaba parte de otra de mayor extensión llamada San Juan de La Vega,  que funcionaron hasta 1767, año en que el rey de España ordena por Cédula Real la expulsión de los Jesuítas y la confiscación de todos sus bienes.
Las haciendas fueron sacadas a remate y el nuevo propietario de una gran fracción de San Juan de La Vega, fue el señor Isidoro Maldonado, quien logró adquirir la hacienda gracias a su amistad con el Alférez Real de Santafe, don Luis Caicedo y Flórez. Otra parte de las tierras de dicha hacienda derivaron la Hacienda Chipalo.
En esta hacienda de Chipalo, el prócer, líder y mártir comunero José Antonio Galán Zorro, en 1781, mientras sus compañeros de revolución acampaban en Zipaquirá, Galán, en busca de apoyo al movimiento comunero incursionó en algunas haciendas, entre éllas en Chipalo, donde consiguió el amotinamiento de los trabajadores. El célebre comunero, desde La Vega partió hacia el territorio de Guaduas y Honda.
La Vega fue fundada por don Alonso Vásquez de Cisneros en Junio de 1605; integra la Provincia del Gualivá, junto con los municipios de Albán, La Peña, Nimaima, Nocaima, Quebradanegra, San Francisco, Sasaima, Supatá, Utica, Vergara y Villeta.






  

viernes, 22 de junio de 2012

Relatos del Gran Cacique Bituima

El territorio del actual municipio de Bituima en épocas prehispánicas, estuvo poblado por comunidades de la etnia panche. El nombre de Bituima, proviene del Cacique Bituima, gran guerrero y  consejero respetado y admirado por todas las comunidades Panches.
Panorámica de Bituima
Archivos CAR
En las fases de conquista y ante la incursión hispánica al territorio  Panche en 1.543, los jefes de las comunidades o señoríos, convocaron a los concejeros mayores, llamados Acaymas, para que procedieran a elegir al Jefe Máximo de los ejércitos Panches, quien se encargaría de liderar todos los movimientos y estrategias que contrarrestaran la incursión extranjera.
El jefe elegido para tal misión fue el Gran Guerrero y Cacique Bituima, jefe de la comunidad del mismo nombre, reconocido en toda la comarca no sólo por su audacia, sino también por su sabiduría.
El Cacique Bituima, comandó entonces los ejércitos nativos integrados por Nimaimas, Cacaimas y Bituimas entre otros, y fue tal su desempeño en combate que frenaron la primera incursión de Hernán Pérez de Quezada a sus territorios, obligándole a retroceder pues consiguieron causar bajas dentro de las huestes invasoras. 
Esta circunstancia, obligó a Pérez de Quezada, a ordenar indagaciones sobre el Cacique Bituima;  los informes  le enteraron de las destrezas y sabiduría del gran guerrero, y que este con sus ejércitos se habia fortificado en una montaña inaccequible, a la espera de un nuevo enfrentamiento.
Pérez de Quezada opta entonces por enviar un emisario que entendiera y hablara la lengua panche, siendo escogido un nativo muisca de Bojacá , quien fué instruído debidamente para llevar el mensaje al Gran Cacique.
El guerrero muisca informó al Bituima, que Hernán Pérez, representante del rey de España, lo convidaba a hacer la paz y a declararse sùbdito del rey.
El Gran Cacique envió entonces su respuesta:

martes, 5 de junio de 2012

ABELARDO FORERO BENAVIDES - Centenario



EN EL CENTENARIO DE ABELARDO FORERO BENAVIDES. 
Por el Académico Jorge Augusto Hernández R. 

El próximo 5 de junio, Facatativá y Colombia rendirán homenaje de reconocimiento y admiración a la vida y obra de Abelardo Forero Benavides con ocasión de los cien años de su nacimiento y por ello, en la sesión del día de hoy, nuestra academia ha reservado el espacio del "Momento Histórico" para concertar un encuentro con uno de los más ilustres historiadores, líderes políticos, periodistas, ensayistas, concejales, diputados, senadores, ministros, oradores y catedráticos que hayan engalanado nuestra patria en el siglo XX. Con sus dos hermanas mayores y él, nacido el 5 de junio de 1912, en la ciudad de Facatativá, corazón del occidente cundinamarqués, conforman el hogar de don Abelardo Forero y doña Rosita Benavides. 
Realiza sus primeros estudios, según el Académico L.E. Gómez Casabianca, en el instituto Aponte de su ciudad natal y viene a terminar su bachillerato en el entonces Colegio Nacional de San Bartolomé mostrando, desde entonces, su interés por la historia y el arte de la oratoria. Al culminar sus estudios de bachillerato inicia sus estudios de derecho que habrá de abandonar según algunos de sus biógrafos, pero según una de sus discípulas, María Cristina Vega de Ciceri, los termina en el Externado bajo la dirección de Ricardo Hinestroza Daza teniendo como condiscípulos a Enrique y Eduardo Caballero. 
Su capacidad de estudio y de lectura lo lleva a convertirse en un escritor con "lectores propios", según Iván Duque Escobar, y conformar, en la década de los años 30, el grupo de los llamados CRONISTAS dentro de los cuales se encuentran Armando Solano, Luís Tejada, Jaime Barrera Parra, Alberto Lleras Camargo, José Mar, Germán Arciniegas, Jorge Padilla, Hernando Téllez, José Umaña Bernal, Tomás Vargas Osorio y Juan Lozano y Lozano.
Seducido por su vocación política, como muchos de sus contemporáneos, se apasiona por los debates del Senado asistiendo a las barras del mismo así como a las tertulias del Granada en un período de fuertes cambios políticos que tienen su más genuina expresión en el año de 1930 cuando asume la presidencia de la república el liberal Enrique Olaya Herrera luego de cincuenta años de hegemonía conservadora y a quien seguirá el también liberal Alfonso López Pumarejo, padre político de la "Revolución en marcha" quien, con su visión futurista, lo impulsa y apoya contribuyendo a su formación, como lo afirma Juan Gustavo Soto que lo considera como "una de esas eminencias juveniles descubiertas por Alfonso López Pumarejo". 
Curiosamente, inicia su servicio público en la diplomacia, sin cumplir aún los 25 años, siendo enviado a Ginebra como representante de Colombia en la Liga de las Naciones, acompañado de Eduardo Santos y Luís Cano. En su ejercicio político y en representación de su partido, el Liberal, fue concejal de su patria chica, diputado a la Asamblea de Cundinamarca, representante a la Cámara y senador de la república en ocho períodos; gobernador de Cundinamarca de 1.942 a 1.943, dejando el cargo para asumir como Ministro de Trabajo, Higiene y Previsión Social en 1943. 
En el año 1.950 vuelve a la diplomacia para llevar nuestra representación como embajador en Argentina hasta 1.955. Al regresar al país se inicia su gradual retiro de la política pues su partido no ve con buenos ojos su colaboración con el gobierno del dictador Rojas Pinilla pero en su favor habrá que decir que, gracias a su agudeza política, capta, como ninguno, el momento histórico y bien pronto se interesa por lograr la libertad de los llamados presos políticos de entonces y de la ley de amnistía para los guerrilleros de la época conocida como "de la violencia".
Video: Entrevista de Gloria Valencia de Castaño a Abelardo Forero Benavides

En 1.970 es nombrado ministro de Gobierno del presidente Misael Pastrana dentro del sistema político del Frente Nacional. Luego le corresponde asumir la cartera de Defensa, en calidad de encargado, en 1971 y en esa misma condición, asume la cartera de Justicia en 1.972 Como periodista, es redactor del semanario SÁBADO, del ESPECTADOR donde forma un grupo de comentaristas, en donde figuran Enrique Caballero Escobar, Eduardo Caballero Calderón, Jorge Padilla y Alfonso Palacio Rudas y de ello surge el libro de 320 páginas firmado por Abelardo Forero y que intitula EL ESPECTADOR DIARIO DE LA TARDE y en el que, a manera de colofón, escribe: "Este libro terminó de imprimirse en la Editorial Santa Fe el día 19 de febrero de 1936, a los veintitrés años, ocho meses, cinco horas y seis minutos de la vida de su autor". 
Es igualmente cronista de EL LIBERAL. En 1964 con Arturo Abella,  hacen el programa DEBATES y a partir de 1978 y hasta 1.983, en compañía de su entrañable amigo Ramón de Zubiría, transmiten sus conocimientos a los televidentes colombianos a través del programa EL PASADO EN PRESENTE reviviendo temas de la cultura y la historia para proyectarlos al presente como el mismo lo explica. 
Como profesor universitario dirige, en la Universidad de Los Andes, la cátedra de historia por más de 25 años y prácticamente hasta su muerte acaecida en Bogotá el 25 de noviembre de 2003. La asistencia a su cátedra es "multitudinaria" hecho que le permite afirmar, con su habitual buen humor y simpatía, que "No había necesidad de controlar la asistencia porque mi salón vivía lleno". Complementa su vida con dos grandes amores, el matrimonio con doña Clemencia Ucrós y la entrega a su hija Clemencia a quien, por la temprana muerte de su esposa, se dedica con devoción y afecto.
De su prodigiosa capacidad intelectual nos quedan numerosos artículos, ensayos, crónicas y libros como: "Momentos y perfiles de la historia universal", "Cuatro coches ruedan hacia Bayona", "Cromwell y Rousseau", "Ocho momentos de la historia universal", "La primera guerra mundial", "La historia de Francia", que no puede faltar pues es una de sus pasiones, "El mundo Eslavo", "Aproximaciones a la historia de Colombia", "Francisco de Paula Santander, las cartas infidentes", "La victoria de los vencidos", "El siglo XIX galería de sombras" y Contextos" que es una recopilación de algunos de sus artículos. 
Sumado a lo anterior nos queda su voz mediante el disco compacto "La voz de Abelardo Forero Benavides" homenaje de la Emisora HJCK como tributo a la conmemoración de los 100 años del nacimiento de nuestro compañero de hoy en este espacio del Momento Histórico. Gracias maestro Abelardo por haber asistido a este encuentro que sirve para reiterarle nuestras felicitaciones y agradecimientos por tan valiosos servicios prestados a la patria y por el ejemplo que constituyó su vida para sus contemporáneos y para los actuales, que requerimos de paradigmas como el que usted nos legó pero además, a título personal, mi perenne reconocimiento por la amistad otorgada por Ud. a mi familia y por haberme acompañado a la pila bautismal de la Veracruz y oficiar como padrino en esa ceremonia de la cual, usted hubiera firmado diciendo que eso fue hace setenta y cuatro años, diez meses y dos días. 
Jorge Augusto Hernández
Sesión Academia de Historia de Cundinamarca
Zipaquirá, junio 2 de 2012.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Judas Tadeo Landinez y su Imperio Financiero del Siglo XIX


¿LA PRIMERA PIRAMIDE FINANCIERA EN LA REPUBLICA?


El primer descalabro financiero de grandes proporciones  que arrastró consigo a notables terratenientes de la república, se registro en la primera mitad del siglo XIX siendo su protagonista don Jorge Tadeo Landínez, ilustre hijo de Boyacá.
Landínez, nacido en el municipio de Samacá, estudió en Tunja y luego en Bogotá donde se recibió de abogado. Fue diputado en épocas del General Santander, representante al Congreso, funcionario de hacienda en Tunja, rector del Colegio Boyacá de Tunja, Ministro de Hacienda, Ministro  del Interior y ministro de Relaciones exteriores entre otros cargos que ejerció especialmente en el Gobierno del presidente Márquez. 
Su amplia trayectoria política le sirvió de base y respaldo para incursionar en el mundo financiero, en el que se dice  inicio sus negocios con un capital de $22.000.
El sistema desarrollado por Landínez consistía en recibir dinero a interés, que luego prestaba a terceros sobre hipotecas. El dinero   depositado en sus arcas, lo respaldaba con pagarés, letras y en ocasiones también con hipoteca. Extendía los   pagarés y letras con carácter de "negociables" y consiguió que estos circularan en la capital como billetes de banco.
La compañía creada por Landínez multiplico rápidamente sus actividades financieras y en menos de tres años alcanzó  activos por cerca de un millón y pasivos por dos millones. La oficina se llamó "Compañía de Giro y Descuento" que alcanzó gran reconocimiento gracias al cumplimiento en el pago de intereses a sus depositarios, cuyo monto ascendía al 2% sobre la suma total. La popularidad de la compañía creció día a día  y personas de todos los rangos sociales incluyendo compañías religiosas, acudieron a la oficina de Landínez con el ánimo de multiplicar sus ahorros.
Los estudiosos de la historia financiera de Colombia, manifiestan que Landínez logró constituir un imperio que compraba numerosas propiedades urbanas y rurales, entre las que pueden citarse    famosos predios fundados desde la colonia, como la Hacienda el Novillero que  en 1810 era propiedad  del segundo Marquéz de San Jorge y su hermano don Jorge Tadeo Lozano y Peralta.  
Tibaitatá en Mosquera, que perteneció a los Vergara,  Hatos de Funza que integraba también el Novillero, Chaleche en Sesquilé que más tarde fue propiedad de la familia Cuervo, Buenavista en Cota, adquirida por  Urdaneta,  El Cerezo y San Miguel en Facatativá, Matima en Sasaima de los Lozano Peralta,  Siecha, El Salitre, Santa Bárbara, La Fiscala, Paloquemado, Tunjuelo, La hacienda Paime y La Mesa entre muchas otras. 
Landínez  aprovechó hábilmente la Guerra desatada en esta época, para convertirse en el mayor proveedor de abastos de Santafé (dicho monopolio lo ostentó en la colonia el primer Marquéz de San Jorge). Se constituyó además en proveedor del Ejército Nacional, razón por la cual incursionó en el sector de la industria y es mencionado como uno de los primeros empresarios industriales,  ya que adquirió varias  fábricas, entre ellas una de tejidos de algodón, la Ferrería de Pacho y la fábrica de Loza. 
Incursionó además en La explotación minera, tanto aurífera como carbonífera al  Comprar las minas de carbón  de Chaleche en Sesquilé, los predios con yacimientos carboníferos de Zipaquirá y otros que lo convirtieron en el mayor proveedor de carbón de Bogotá. 
En el sistema de transporte, adquirió las mejores recuas  y contrató los mejores arrieros para prestar el servicio de transporte. Landínez, llegó a ser el hombre más rico de la república pero en contraste con esta posición, era así mismo el que mayores obligaciones financieras poseía y Este aspecto le reclamaba permanente  liquidez y lo obligaba  a vender las  mejores  propiedades con mínimas ganancias.  
La continua necesidad de liquidez se hizo cada vez más evidente y en consecuencia la oficina  empezó a retardar el pago de intereses que motivó la alarma general. Landínez,  reunió a los depositarios para explicarles la situación y manifestarles que  el colapso se podría evitar si  seguían apoyando la compañía. Su estrategia para impedir la quiebra no contó con el respaldo suficiente y finalmente, su gran imperio económico cayó en la bancarrota arrastrando con él   numerosos inversionistas.

viernes, 13 de abril de 2012

UBATE CUNDINAMARCA - Apuntes de Historia

Casa del Noviciado
San Luis Obispo
Foto, archivos Internet

Ubaté según la interpretación de nuestros primeros Historiadores significa "sangre derramada y/o tierra ensangrentada" en lengua nativa de los Muiscas  y para otros  "Semillero del Boquerón". 
Estudios más recientes han descubierto que las sílabas y palabras de la lengua Chibcha tenían varias interpretaciones según el lugar, el contexto y el tema a que se referían, por tanto, a partir de estos análisis se plantea una nueva interpretación para Ubaté:
Uba = siembras diversas en valle de montañas, y la sílaba Te se observa asociada a Aldeas o sitios cuyas planicies son bordeadas por elevaciones montañosas y los senderos para acceder o salir de ellas se encuentran enmarcados por tupidos bosques de verdes follajes que concluyen al inicio de otro valle o de un gran descenso y viceversa. La suma de significados nos daría:  "Siembras diversas en valle de montañas hasta el final de la llanura" 

El territorio de Ubaté  en tiempos prehispánicos fue la base del Cacicazgo del
mismo nombre  y antes del gobierno del Zipa Nemequene fue un señorío 
independiente al que estaban sujetos las comarcas de Fúquene, Ubaté, Suta y 
Tausa. Durante el gobierno de El Zipa Nemequene la geografía política cambió
 en razón a dos propósitos fundamentales;  implementar el respeto entre los 
individuos y de estos hacia el cumplimiento de normas obligatorias que 
ordenaban la comunidad, y expandir extratégicamente su dominio  para 
fortalecer y proteger al reino. Para el primero  creó el "Código de Nemequene" 
que consistía en leyes y normas de obligatorio cumplimiento  y para el segundo 
propósito emprendió guerras y sometió los pueblos circunvecinos en los cuales
levantó  fuertes militares y destinó Guechas (guerreros) para cuidar las fronteras.
del reino. Uno de los territorios sometidos por  Nemequene fue el Cacicazgo de 
Ubaté  que  desde entonces paso a integrar  el vasto territorio de la Confederación 
Muisca de  Bacatá.  

La Leyenda de la "sangre derramada" se origina  en la época hispánica a partir de la resistencia de los muiscas de Ubate y otros pueblos de la región que sse negaron a aceptar el sometimiento y la expropiación y decidieron ofrendar su vida siendo libres y no vivir sometidos a la servidumbre y la esclavitud.  Sobre esta  sublevación de los "Ubatés"  que se registró hacia 1540 don Manuel Ancízar refiere:
 [...] alzamiento contra los españoles, más para resistirles y librarse de la cruel sujeción a los repartimientos que para atacar a los insufribles dominadores. Retiráronse con sus familias y mantenimientos al Peñón de Tausa, y en él se fortificaron haciendo acopio de piedras y peñascos para rodarlos sobre los odiados enemigos... y después de una desesperada resistencia, quedaron maltrechos, desalojados y una gran mortandad de hombres mujeres y niños. El recuerdo del sangriento suceso me hizo pasar el desfiladero con cierta veneración por la memoria de los vencidos defensores de su patria[...]. (Peregrinación del Alpha – Manuel Ancízar)
Los registros indican que en tiempos tempranos de la Conquista los primeros encomenderos de Ubaté fueron:

Antonio Bermúdez, soldado conquistador de la hueste de Quezada; intervino junto a Gonzalo Suárez Rendón en la pacificación y fundación de Tunja; posteriormente de Guatavita, Ubaté y otros pueblos y por su mérito en estas "campañas de pacificación" le fue concedida  la encomienda que comprendía los pueblos nativos de Ubaté, Suta y Tausa y consigue además la adición del pueblo de Choachí. 
Iglesia de Ubaté
Foto: Archivos Municipales
 
En 1578 existen registros de una demanda ante  el Tribunal de la Real Audiencia por " Cobro excesivo de tributos a los indios de Sopó por parte del encomendero Bermúdez". La demanda de los "Sopoes" demuestra que Bermúdez también poseía una estancia en este municipio. 
Contrajo matrimonio con María de Amaya y probablemente vendió y/o efectuó "composiciones" con sus tierras de la sabana, ya que debía trasladarse a Cartagena donde fue nombrado Contador Real de la ciudad.  
Diego Rodríguez de Valderas: Integrante de la hueste de Nicolás de Federmán, recibió también tierras de encomienda en Ubaté. Contrajo matrimonio con Ana Leonor Maldonado de Mendoza.
Le sucedió en la encomienda  su hija Adriana Maldonado Rodríguez y Valderas,   que contrajo nupcias  con el Licenciado visitador Bartolomé Másmela. Sucedió  y heredó la encomienda un hijo de este matrimonio, que portó el apellido del abuelo conquistador e ingresó a la comunidad religiosa como Fray Diego Rodríguez de Valderas.
MANTAS NATIVAS
Parque principal Ubaté
Foto: Archivos del Municipio
La lana de ovejo fue incorporada como materia prima para  los tejidos de la Sabana hacia el siglo XVII, desplazando un poco el algodón nativo, en  la elaboración de mantas para los españoles, ruanas y vestidos nativos para los naturales; Dentro de la historia de Ubaté y  Cucunubá existe, entre otras, la historia del tejido y "la finura con que tejían las Chingas" es mencionada  por los Cronistas de Indias.  La elaboración de las ruanas forma parte de la cultura y la historia de Ubate y ha prevalecido hasta los tiempos actuales. 
En el municipio  se conservan algunas casas coloniales y el nombre nativo  de algunos sitios, entre éllos: Sucunchoque, Soaga, Chital, Chuscal, y el resguardo que aún cuando es un sitio ancestral, el nombre proviene de la Colonia. 
La fundación hispánica de Ubaté fue realizada por el Oidor Bernardo de Albornoz, el 12 de abril de 1592. Integra la provincia de Ubaté junto con los municipios de Cucunubá, Lenguazaque, Tausa, Sutatausa, Fúquene, Simijaca, Guachetá y Susa.
Lea Más sobre Ubaté en los links siguientes: 

miércoles, 4 de abril de 2012

LOS COMUNEROS PARTE IV

 JOSE ANTONIO GALAN 

PERSECUCION Y JUICIO A LOS LIDERES COMUNEROS

Firmadas las capitulaciones en Zipaquirá, El Arzobispo Caballero y Góngora  regresa a Santafé  con el firme propósito de disponer preparativos   para realizar una expedición de  pacificación por los  "tumultuosos pueblos", entre los que recorrería  Tunja, sus alrededores  y las villas de Santander, llamadas entonces del Socorro. El Arzobispo inició su correría el 25 de Junio de 1781,  escoltado por  el comandante Berbeo y algunos de sus hombres. 
Tomado archivos
Biblioteca Nacional
Mientras tanto, Galán que   había partido de las tierras de Nemocón desde el día 25 de Mayo, en cumplimiento de las instrucciones de su comandante Berbeo;   al momento de la firma de las capitulaciones en Zipaquirà,  se encontraba recorriendo las aldeas y villas,  arengando a los trabajadores y nombrando   en cada lugar capitanes para que se encargasen de controlar, armar  y dirigir  la gente.  
Tal  circunstancia ocasionó   que Galán, tardara en conocer el desenlace  de los  acontecimientos  en Zipaquirá y fue la razón por la  que  aún después de la firma de las capitulaciones, el líder continuase en el cumplimiento de su misión, como  era la de impulsar   levantamientos en las haciendas y  villas.
Las acciones de Galán prosiguieron por tanto, algunos días después de la firma de las Capitulaciones, y las autoridades junto a otros personajes, encauzaron la  atención sobre los hechos que provocaba  el Comunero  en su paso por los pueblos, pues estos no sólo le comprometían, sino, que  eran  el testimonio de   su influencia   y   facilidad para  "envalentonar" las gentes.   
No obstante,  dicen sus biógrafos; en los documentos del juicio quedó demostrado que Galán tan pronto  recibió  la  comunicación de Berbeo, aceptó respetuosamente las nuevas instrucciones, e impartió  órdenes a sus capitanes de Ambalema y demás pueblos, para  desmontar  los campamentos  y retirarse. 
Al respecto es de tener en cuenta, que las intenciones del Tribunal de la Audiencia  una vez  firmadas las capitulaciones, eran las de  aprehender a los líderes de la insurrección,  como lo confirman las inmediatas órdenes de captura que fueron expedidas. 
La actuación del tribunal  creo alarma en las juntas de notables, ya que  consideraron que con dichas órdenes se corría el riesgo de  reactivar la sublevación; y la Junta Asesora de Los Comuneros presentó al virrey   un memorial  con fecha  1o. de Julio, en el que suplican ordene el regreso de las tropas enviadas desde Santafe, porque esta acción podría ser: "un nuevo motivo para que las poblaciones conmovidas no dejasen sus inquietos movimientos". 
El  mensaje fue atendido parcialmente, pues en los anales figuran registros de    cruentas  jornadas de persecución en las que  capturaron y decapitaron numerosos comuneros.   
Es probable que Galán, al conocer  las disposiciones  donde  se ordenaba la persecusión y captura de los  comuneros, emitidas antes de cumplirse  siquiera treinta días de la firma de las capitulaciones, le hicieran reflexionar sobre los verdaderos propósitos del gobierno y del tribunal, y en consecuencia  una de las razones por las   que días después el Líder José Antonio Galán,  decide por su propia cuenta, comunicar a sus hombres y capitanes, que continuaba el levantamiento y se rechazaba el acuerdo de Zipaquirá. 
El Tribunal 
Con fecha 14 de Julio de 1781, el Tribunal  expide la orden de captura en contra del Capitán de los Comuneros Josef Antonio Galán Zorro (sic.), sus dos hermanos y toda guardia y custodia que le acompañe.  La orden fue dirigida a  los alcaldes de todos los pueblos y contenía además recompensa para quien diera información y/o ayudara a capturarlo vivo o muerto.
El 28 de Julio de 1781, según documento, los integrantes de la Junta asesora de Berbeo: Salvador Plata, Francisco Rosillo, Antonio Monsalve y otros, otorgaron poder para que por instrumento público  Las Capitulaciones firmadas en Zipaquirá fueran declaradas inválidas.
Reconocida la Invalidez de la firma de las capitulaciones, el Tribunal procedió a abrir juicio en contra de Juan Francisco Berbeo, Ambrosio Pisco, José Antonio Galán Zorro y otros capitanes. 
Juan Francisco Berbeo 
Inculpado por Salvador Plata, Rosillo y otros, fue puesto en prisión. Después de meses de prisión y numerosas  indagaciones, fue finalmente exonerado y dejado en libertad, gracias a la declaración del entonces Arzobispo Virrey Caballero y Góngora, quien manifestó ante el Tribunal, que Berbeo en Zipaquirá se había esforzado en  controlar las gentes y que gracias a estas acciones del Comandante, no sólo se  evitaron  desmanes mayores sino la entrada de los comuneros a la Capital.
El Arzobispo Caballero y Góngora
El Arzobispo y más tarde Virrey, realizó una importante gestión de diplomacia con los comuneros; en sus  informes sobre los acontecimientos,   entre otras reflexiones se encuentran las siguientes:
Expediente del Zipa Comunero 
Ambrosio Pisco
Archivos Biblioteca Nacional
[...]Hallándolos así divididos por sus propios intereses, me aproveche con facilidad de su misma división... si este movimiento triunfa, nos encontraremos ante la inminente perdición del reino[...] 
[...] la inexplicable miseria de este país los ha despeñado a tan grandes atentados[...] 
[...]abrumados estos moribundos vasallos con tan pesada carga, no pueden ya llevarla sin la costa de acabar de perder sus débiles haciendas y trabajosas vidas[...]
Ambrosio Pisco
Perseguido, detenido, fue expropiado de sus bienes y junto con su esposa y su sobrino Luis Pisco mandados a  prisión   el día 4 de septiembre de 1781.  Condenado  a muerte, le fue conmutada la pena por prisión perpetua en las bóvedas de Cartagena; donde permaneció hasta 1782 cuando  procedente de España llegó el indulto firmado por el Rey. Enfermo regresó a Chía y allí  fallecio en 1785.
José Antonio Galán Zorro
La orden de arresto en contra del Capitán de los Comuneros entre otras recomendaciones expresaba: "si llegare el caso de no ser suficientes para reducirlos a segura prisión, usará la fuerza y violencia, hiriendo y matando, ofreciendo precio por sus cabezas..." .
Josef Antonio Galán Zorro
1741 - 1782
Precursor, Prócer y mártir



A partir del 14 de julio de 1781 fecha de la orden en mención, El comunero de los comuneros    a pesar de la persecusión, persistió en su rebeldía contra el gobierno colonial, y en compañía de   hombres leales que le seguían, remontó  provincias, pueblos y ciudades proclamando   equidad y justicia para el pueblo al tiempo que  con ingenio evadía a sus perseguidores. 
Según  documentos anexos al juicio,  Galán  además de provocar levantamientos y sendos motines en distintas poblaciones, recibía incondicional apoyo en cada lugar por donde pasaba, y su influencia se extendió y fue el origen de  rebeliones en ciudades lejanas.
El historiador   Cárdenas Acosta cita algunas ciudades donde se registraron levantamientos,  que recibieron influencia de Galán; entre éllas:  la ciudad de Neiva en el mes de junio de 1781, Honda el 23 del mismo mes,  Zipaquirá en Agosto 3 y  Tocaima en Agosto 6, como consta en  documento con fecha septiembre de 1781. 
Según los informes,  Galán recibía continuos mensajes desde diferentes sitios  y en el mes de Septiembre  se desplazó hasta el Socorro, pues de allí  había recibido numerosos "chasquis" (mensajes) de sus capitanes, que en más de ocho pueblos esperaban sus órdenes: "hora a hora para acometer la empresa"; algunos de estos mensajes terminaban: !Viva Dios, Viva nuestra sangre, Viva nuestro señor Soberano y muera su mal gobierno!.
La épica aventura del inmortal comunero y de los leales hombres   que le escoltaron y siguieron hasta el último día,  contó además con benefactores secretos que le resguardaron, apoyaron y protegieron   hasta el último momento.
El 12 de octubre de 1781, hacia la media noche, en el sitio de Chaguanete, jurisdicción de Onzaga, Galán y algunos de sus capitanes, a sangre y fuego fueron apresados  por un grupo de hombres que comandaba  Salvador Plata, el mismo que otrora integrara la Junta Asesora de los Comuneros, quien desde días atrás,  de su propio patrimonio, había ofrecido una importante recompensa  y en diversos puntos tenía  espías dispuestos para que le informaran todo movimiento.  
Las declaraciones  citan, que Plata  ordenó traer un herrero para que le pusiera los grillos y cadenas al Líder prisionero; pero que en todo el contorno,  a pesar de la buena paga que  ofrecía, ningún herrero quiso atender tal petición!.
CONDENA A GALAN
Documento de la condena
Archivos Blaa
[...] Siendo, pues, forzoso dar satisfacción al público y usar de severidad, lavando con la sangre de los culpados los negros borrones de infidelidad con que han manchado el amor y ternura con que los fieles habitantes de este reino gloriosamente se lisonjean de obedecer a su Soberano, condenamos a José Antonio Galán a que sea sacado de la cárcel, arrastrado y llevado al lugar del suplicio, donde sera puesto en la horca hasta que naturalmente muera. Que bajado, se le corte la cabeza, se divida su cuerpo en cuatro partes y pasado el resto por las llamas (para lo que se encenderá una hoguera delante del patíbulo), su cabeza será conducida a las Guaduas, teatro de sus escandalosos insultos, la mano derecha puesta en la plaza del Socorro; la izquierda en la villa de San Gil; el pié derecho en Charalá; y el pié izquiero en el lugar de Mogotes, [y] declarada por infame su descendencia, ocupados todos sus bienes y aplicados al real fisco; asolada su casa y sembrada de sal, para que de esta manera se dé al olvido su infame nombre y acabe con tan vil persona, tan detestable memoria, sin que quede otra cosa que el odio y espanto, que inspira la fealdad del delito[..]
Josef Antonio Galán Zorro,   fue ejecutado el 1o. de febrero de 1782.
Doscientos años después de la macabra condena proferida por el tribunal colonial de Santafé,  los indescriptibles actos decretados y cometidos en contra del cadáver del prócer, aún hoy, sorprenden por su crueldad! 
Paz en la tumba del líder comunero, paz para su descendencia y perdón para sus agresores!  







viernes, 30 de marzo de 2012

LOS COMUNEROS III

LA REVOLUCION  COMUNERA LLEGA A NEMOCON -  PROCLAMACION  DEL ZIPA DE BACATA - PROTESTA   DE LOS  "COMUNES" EN ZIPAQUIRA

El visitador Gutierrez  de Piñeres instalado en Honda a la espera de los acontecimientos,  recibe   informes de que Galán y sus hombres se dirigen a su encuentro;  y  temiendo   por su seguridad  abandona  la Villa y rápidamente se embarca para Cartagena. 

Entre tanto en Santafé, La audiencia nombra el día 13 de Mayo una comisión integrada por los señores JOaquín Vasco y Vargas y Eustaquio Galavis, para  que procedan a entablar negociaciones con los insurrectos. La comisión dispone los preparativos para  su traslado a Zipaquirá al tiempo que envía una comunicación  a Berbeo,  donde le anuncian  su designación como representantes del gobierno y la perentoria necesidad de reunirse  para escuchar sus peticiones. 

El portador del mensaje localiza   al comandante en la población de Ráquira el día 23 de Mayo;  este recibe la comunicación e informa   al emisario  que debe esperar la respuesta; y procede de inmediato a redactar  su contestación: Apartes de la respuesta del Capitán Berveo:

[...] El objeto de restablecer la tranquilidad pública de este reino, que consiste en el alivio de procurar la empresa a que nos han estimulado los comunes de la villa del Socorro, San Gil y más ciudades y villas agregadas... Y respecto a que V.S. por la suya de 14 de mayo en que nos asegura traer facultades del Real Acuerdo...En esta atención y siendo nuestra solicitud sacudirnos de tantos pechos de que no se han mostrado órdenes de nuestro benigno monarca, de quien somos fieles vasallos, debemos decir a V.S. que en los territorios del pueblo de Enemocón podrá V.S. presentarse, en donde precediendo las urbanidades de estilo se propondrán y discernirán las  cosas correspondientes al intento. Dios guarde a V.S. muchos años. Ráquira y Mayo veinte y tres de mil setecientos ochenta y uno. fdo. Juan Francisco Berbeo. - Auto.- Recibida en la tarde de este día veinte y cinco de Mayo de mil setecientos  ochenta y uno. fdo. Joaquín Vasco y Vargas  - Eustaquio Galavis. [...]
  con la siguiente comunicación: 

Los comisionados instalados ya en Zipaquirá,  reciben la respuesta de Berbeo el día 25, según consta en el auto y proceden a enviar  al Tribunal una copia de la misma 
[...] Muy señor mío: La copia autorizada que incluímos a V.S., de la que acabamos de recibir, impondrá a los señores de la Junta del último estado que tienen las cosas; y que para la pacificación y tranquilidad que deseamos, se hace indispensable nuestra marcha a Enemocón y que se verificará en el día de mañana. Dios guarde a V.S. muchos años. Zipaquirá y Mayo veinte y cinco de mil setecientos ochenta y uno. (sic.) fdo. Joaquín Vasco y Vargas - Eustaquio Galavis. 
PROCLAMACION DEL ZIPA DE BACATA EN 1781
1781 - Ambrosio Pisco
Proclamado Cacique de Bogota
y Señor de Chía
La proximidad de los comuneros en los pueblos cercanos a Santafé, llena de valor a   sus  gentes, que entusiasmadas   deciden sumarse a la insurrección y se inicia entonces la romería de comuneros sabaneros hacia Nemocón. 
La primera acción que ejecutan en la sabana, es la de reconocer como señor de estas tierras al heredero de los Zipas de Bacatá, don Ambrosio Pisco,tío del joven Zipa heredero,  como Capitán Comunero de los pueblos de Bacatá.
 Don Ambrosio Pisco, días después en ceremonia ante la multitud, es  proclamado señor y Zipa de Bacatá. 
Ungido el Zipa, los comuneros presentan el debido respeto a su jerarquía y le reconocen además como derecho natural y heredado de sus ancestros, la administración de las salinas y le entregan el dominio. El Zipa, hombre sabio y fuerte  asume con  solemne dignidad  su investidura así como las funciones de su cargo de administrador de las salinas; dispone de inmediato   medidas en favor de su pueblo,  e  Imparte órdenes de suprimir y cerrar  el estanco.
Las autoridades coloniales envían un destacamento  para recuperar el dominio de las salinas,  los comuneros hacen retroceder la tropa, sin embargo algunos caen prisioneros, son traslados al calabozo,   luego ejecutados  y sus cabezas cercenadas  son expuestas para escarmiento  público. 
En 1782, dentro de los documentos que el Tribunal anexa al juicio  en  contra de don Ambrosio Pisco, se encuentra el siguiente informe sobre sus actos de insurrección:
[...] conocido como laborioso hacendado y comerciante y tío carnal del único heredero del cacicazgo de Bacatá, marchó para Enemocón a ponerse a órdenes de Berbeo el 24 de mayo de 1781. En el camino se le unieron los indios de Chía, Bogotá, Guatavita, Guasca, Tabio, Tenjo y Suba entre otros, que sumaron cerca de cuatro mil. En Enemocón es recibido con tambores, voladores y clarines y proclamado Cacique de Bogotá y señor de Chía, convirtiéndose en líder de los indios de la sabana, a quienes prometió  los resguardos que les habían sido expropiados[...]
Los documentos del juicio y las disposiciones ordenadas por el Zipa de Bacatá de 1781, nos permiten visualizar su pensamiento, y observar cómo a pesar de los siglos el reconocimiento y la solemnidad a la jerarquía del Zipa, permanecía  presente en sus sucesores.
CAMPAMENTO COMUNERO EN NEMOCON
Los comuneros desde diversos puntos  inician su ingreso  a Nemocón, y de acuerdo a las instrucciones se van ubicando en el sitio   previamente designado por Berbeo. 
El día 25 de Mayo de 1781 el grueso de la tropa  Comunera irrumpe en la ciudad y procede a  organizar e instalar su campamento. 
El día 26 llegan  los comisionados y el arzobispo Caballero y Góngora, quien  decidido a entrevistarse personalmente con Berbeo, consigue este mismo día llegar  hasta la propia tienda del comandante. 
Los detalles de la entrevista del Arzobispo con Berbeo, se conocen posteriormente, por un  oficio escrito de puño y letra por  el mismo Arzobispo,  en el que confirma su reunión con el capitán comunero el mismo día 26 en el sitio de su campamento.  
Los comisionados a cambio, solo pudieron hacerlo hasta el día siguiente,  27 de mayo, en la casa del Corregidor. Las actas levantadas sobre esta reunión,  citan que  Berbeo asistió  a la casa del corregidor escoltado por unos quinientos hombres, que sin cesar  gritaban consignas, entre otras: 
"viva el rey, abajo el mal gobierno" -  "guerra a Santa fé " - "Todo está gravado, el capital y la renta, la industria y el suelo, la vida y la muerte, el pan y el hambre, la alegría y el duelo".

La reunión se extendió largas horas; el comandante Berbeo, una vez finalizada la reunión con los comisionados, se dirigió al campamento y ordeno levantar las tiendas para trasladarlas de inmediato   al sitio denominado El Mortiño. 
Un informe de la Real Audiencia refiere: 
"Después de finalizada esta Conferencia, en el mismo día veinte y siete de Mayo, removió Berbeo su acampamento (sic.) de las inmediaciones de Nemocón y lo trasladó a las de Zipaquirá al sitio nombrado Mortiño" (cit. Cárdenas Acosta, Pág.59). 
Sobre el traslado del campamento los historiadores sugieren dos hipótesis:  que Berbeo movió el campamento en razón a que el llano de Nemocón debido a las lluvias, se encontraba  anegado;  otros expresan, que por razones de seguridad y para evitar un ataque por sorpresa, lo traslado al recuesto de la colina que de Nemocón parte hacia Zipaquirá, en el sitio denominado Mortiño. 
LAS CAPITULACIONES
El Arzobispo Caballero y Góngora escribe desde Zipaquirá:  
[...] nos lisonjeaba la estipulada paz y sólo restaba que los Jefes de los tumultuantes ya acampados en las inmediaciones de Zipaquirá formasen sus representaciones para concluirla...pero al tercero día se conmovieron de nuevo las gentes con tanto ardor...pasearon la plaza en acción de guerra, y no contentas con insultar mi dignidad, publicaron en las cuatro esquinas las  sangrientas ideas que los encaminaban a Santafé.[...] (ib.Pag.64)
El día 5 de junio, Berbeo entrega a los comisionados las proposiciones de los comuneros : [...] El día 5 presentó Berbeo a los comisionados el proyecto de capitulaciones. [...] (ib.Pág.64) Al  día siguiente, fueron remitidas a la Audiencia que las consideró y las devolvió para que trataran de negociar algunas modificaciones. 
El arzobispo, los comisionados y algunos diputados del cabildo de Tunja que se habían trasladado a Nemocón, para apoyar al arzobizpo y a los comisionados,  durante las reuniones de discusión de las capitulaciones, que duraron varios días, trataron por todos los medios,de persuadir al Capitán Berbeo para retirar su ejército.
El Comandante Comunero no se atemorizó  ante la  presión que trataron de ejercer los emisarios y representantes del virrey, que insistentemente demandaban que por "prudencia y discresión" debía retirar su ejército para poder discutir las capitulaciones. 
Berbeo, dando muestra de su experiencia y conocimiento del pensamiento humano en estas situaciones, se mantuvo firme y expresó a las comitivas,  que precisamente por conveniencia de los acuerdos, debía mantener todas sus tropas listas, para en caso necesario dirigirse a Santafé.
El día 7 de Junio la comisión  expide un nuevo informe: 
archivos internet Blaa
[...] En este estado, aquellas gentes que parece no apetecían otra cosa que se les contradijese en sus peticiones para poner en planta sus criminales deseos...y porque inmediatamente no se habían aprobado sus proposiciones se les hacía traición;y al instante, a la señal de voladores, se juntaron todos sobre las armas en la Plaza de Zipaquirá, pregonando que venían a guerra a esta capital [...]
Los Comuneros contrariados por tantas largas y objeciones a la firma de las capitulaciones, se reunieron en la Plaza de Zipaquirá y con voladores y consignas, unos a caballo y otros a pié realizaron  una fuerte protesta, hasta ese día nunca vista en el reino,  que atemorizo profundamente a los comisionados, según el testimonio,  hasta la misma junta asesora de Berbeo se sintió intimidada. 
Los comisionados del gobierno  "para sosegar el tumulto" sin más dilaciones ni rectificaciones, procedieron ese mismo día 7 de Junio, a firmar las capitulaciones y a enviarlas a la Audiencia en Santafé, mencionando además, que el Arzobispo se encontraba tan sobrecogido por los sucesos, que había sido incapaz de tomar una pluma para escribir.
Archivos internet Blaa
La firma de las capitulaciones se hizo en presencia de los capitanes comuneros, y representantes de todos los pueblos; entre otros: del Socorro, de Barichara, de Charalá,  San Gil, Puente Real, Oiba, Sogamoso, Tunja, Socotá, Socha, Pesca, Moniquirá, Ráquira, Tenza, Gámeza, Ventaquemada, Guacheta, Lenguazaque,  Pacho, Sesquilé,   Guatavita, Chía, Nemocón, Zipaquirá, Nimaima y La Vega entre otros. 
El tribunal de La Audiencia al recibir las capitulaciones firmadas por los comisionados, levantó el  Acta correspondiente y agregó en forma confidencial   algunas   consideraciones,  En las que registraba expresamente los motivos por los cuales se habían pactado los acuerdos  en las capitulaciones y las razones por las cuales ¡dichos acuerdos no se iban a  cumplir!:
Apartes del Acta: 
[...] Esta Real Audiencia jamás ha dudado que las concesiones hechas por vía de asonada o conmoción no deben tener efecto alguno; y que aunque no estuviesen irritadas por la Ley,  bastaba para conocer su nulidad el ser otorgadas sin otro respeto que la fuerza...La violencia que obligó a acceder a las inicuas capitulaciones de los sublevados, nunca pudo comprometer a sus ministros que las aprobaron...así que este Tribunal... no se ha ceñido a mantener promesas injustas, ni se ha sujetado a sostener concesiones monstruosas, sino que examinando los acontecimientos...ha tomado los medios más proporcionados a tan críticas circunstancias...procediendo en todo contra los infractores de las leyes y perturbadores de la paz pública, en el modo mas adaptable a los tiempos presentes [...]
Los comuneros sin sospechar el levantamiento de un Acta   confidencial de incumplimiento a las Capitulaciones, redactada y firmada por el Tribunal y demás integrantes de las comitivas de la negociación, desmantelaron de buena fe su campamento, e iniciaron el regreso a casa, con la convicción de que La firma de las Capitulaciones aceptadas por los señores del Alto Gobierno, garantizaba que sus  peticiones habían sido atendidas y en consecuencia vendrían mejores días!
Ver Los Comuneros II
http://ruborpuebloscundinamarca.blogspot.com/2012/03/los-comuneros-ii.html  
VER LOS COMUNEROS IV
http://ruborpuebloscundinamarca.blogspot.com/2012/04/los-comuneros-parte-iv.html