Translate

viernes, 13 de abril de 2012

UBATE CUNDINAMARCA - Apuntes de Historia

Casa del Noviciado
San Luis Obispo
Foto, archivos Internet

Ubaté según la interpretación de nuestros primeros Historiadores significa "sangre derramada y/o tierra ensangrentada" en lengua nativa de los Muiscas  y para otros  "Semillero del Boquerón". 
Estudios más recientes han descubierto que las sílabas y palabras de la lengua Chibcha tenían varias interpretaciones según el lugar, el contexto y el tema a que se referían, por tanto, a partir de estos análisis se plantea una nueva interpretación para Ubaté:
Uba = siembras diversas en valle de montañas, y la sílaba Te se observa asociada a Aldeas o sitios cuyas planicies son bordeadas por elevaciones montañosas y los senderos para acceder o salir de ellas se encuentran enmarcados por tupidos bosques de verdes follajes que concluyen al inicio de otro valle o de un gran descenso y viceversa. La suma de significados nos daría:  "Siembras diversas en valle de montañas hasta el final de la llanura" 

El territorio de Ubaté  en tiempos prehispánicos fue la base del Cacicazgo del
mismo nombre  y antes del gobierno del Zipa Nemequene fue un señorío 
independiente al que estaban sujetos las comarcas de Fúquene, Ubaté, Suta y 
Tausa. Durante el gobierno de El Zipa Nemequene la geografía política cambió
 en razón a dos propósitos fundamentales;  implementar el respeto entre los 
individuos y de estos hacia el cumplimiento de normas obligatorias que 
ordenaban la comunidad, y expandir extratégicamente su dominio  para 
fortalecer y proteger al reino. Para el primero  creó el "Código de Nemequene" 
que consistía en leyes y normas de obligatorio cumplimiento  y para el segundo 
propósito emprendió guerras y sometió los pueblos circunvecinos en los cuales
levantó  fuertes militares y destinó Guechas (guerreros) para cuidar las fronteras.
del reino. Uno de los territorios sometidos por  Nemequene fue el Cacicazgo de 
Ubaté  que  desde entonces paso a integrar  el vasto territorio de la Confederación 
Muisca de  Bacatá.  

La Leyenda de la "sangre derramada" se origina  en la época hispánica a partir de la resistencia de los muiscas de Ubate y otros pueblos de la región que sse negaron a aceptar el sometimiento y la expropiación y decidieron ofrendar su vida siendo libres y no vivir sometidos a la servidumbre y la esclavitud.  Sobre esta  sublevación de los "Ubatés"  que se registró hacia 1540 don Manuel Ancízar refiere:
 [...] alzamiento contra los españoles, más para resistirles y librarse de la cruel sujeción a los repartimientos que para atacar a los insufribles dominadores. Retiráronse con sus familias y mantenimientos al Peñón de Tausa, y en él se fortificaron haciendo acopio de piedras y peñascos para rodarlos sobre los odiados enemigos... y después de una desesperada resistencia, quedaron maltrechos, desalojados y una gran mortandad de hombres mujeres y niños. El recuerdo del sangriento suceso me hizo pasar el desfiladero con cierta veneración por la memoria de los vencidos defensores de su patria[...]. (Peregrinación del Alpha – Manuel Ancízar)
Los registros indican que en tiempos tempranos de la Conquista los primeros encomenderos de Ubaté fueron:

Antonio Bermúdez, soldado conquistador de la hueste de Quezada; intervino junto a Gonzalo Suárez Rendón en la pacificación y fundación de Tunja; posteriormente de Guatavita, Ubaté y otros pueblos y por su mérito en estas "campañas de pacificación" le fue concedida  la encomienda que comprendía los pueblos nativos de Ubaté, Suta y Tausa y consigue además la adición del pueblo de Choachí. 
Iglesia de Ubaté
Foto: Archivos Municipales
 
En 1578 existen registros de una demanda ante  el Tribunal de la Real Audiencia por " Cobro excesivo de tributos a los indios de Sopó por parte del encomendero Bermúdez". La demanda de los "Sopoes" demuestra que Bermúdez también poseía una estancia en este municipio. 
Contrajo matrimonio con María de Amaya y probablemente vendió y/o efectuó "composiciones" con sus tierras de la sabana, ya que debía trasladarse a Cartagena donde fue nombrado Contador Real de la ciudad.  
Diego Rodríguez de Valderas: Integrante de la hueste de Nicolás de Federmán, recibió también tierras de encomienda en Ubaté. Contrajo matrimonio con Ana Leonor Maldonado de Mendoza.
Le sucedió en la encomienda  su hija Adriana Maldonado Rodríguez y Valderas,   que contrajo nupcias  con el Licenciado visitador Bartolomé Másmela. Sucedió  y heredó la encomienda un hijo de este matrimonio, que portó el apellido del abuelo conquistador e ingresó a la comunidad religiosa como Fray Diego Rodríguez de Valderas.
MANTAS NATIVAS
Parque principal Ubaté
Foto: Archivos del Municipio
La lana de ovejo fue incorporada como materia prima para  los tejidos de la Sabana hacia el siglo XVII, desplazando un poco el algodón nativo, en  la elaboración de mantas para los españoles, ruanas y vestidos nativos para los naturales; Dentro de la historia de Ubaté y  Cucunubá existe, entre otras, la historia del tejido y "la finura con que tejían las Chingas" es mencionada  por los Cronistas de Indias.  La elaboración de las ruanas forma parte de la cultura y la historia de Ubate y ha prevalecido hasta los tiempos actuales. 
En el municipio  se conservan algunas casas coloniales y el nombre nativo  de algunos sitios, entre éllos: Sucunchoque, Soaga, Chital, Chuscal, y el resguardo que aún cuando es un sitio ancestral, el nombre proviene de la Colonia. 
La fundación hispánica de Ubaté fue realizada por el Oidor Bernardo de Albornoz, el 12 de abril de 1592. Integra la provincia de Ubaté junto con los municipios de Cucunubá, Lenguazaque, Tausa, Sutatausa, Fúquene, Simijaca, Guachetá y Susa.
Lea Más sobre Ubaté en los links siguientes: 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bienvenido, sus aportes son importantes!.