Translate

martes, 20 de junio de 2017

Alberto Urdaneta, Su Legado Artístico

Por:  Julio Enrique Bohórquez

Empezaré contando que esta es una tierra de artistas, de los que fueron, lo que son y los que de alguna manera han querido serlo. Parece ser, que además de la fuerza del arte, otras fuerzas infinitas tienen predestinada a Cota para ser inspiración y refugio de artistas: Será por la
Alberto Urdaneta.
Grabado de Antonio Rodríguez.
Papel Periódico Ilustrado, 1881-1887.
magia del Majui  con su imponencia tan cercana, o por su gente de ancestral ascendencia Muisca, o por su tierra negra y fecunda, o por la confluencia de éstas y otras variables indescifrables que hacen de Cota un sitio sin igual. 
Sin duda en tiempos remotos, por estos lugares, entre ranas, maizales, mirtos y borracheros; los ancestrales Muiscas se inspiraron en el paisaje para con su imaginación crear en barro y en oro las hermosas figuras a las que han denominado arte prehispánico, las cuales apenas muestran una parte de la magnificencia de nuestros pueblos aborígenes. 

Y a Cota, como una premonición, en el último cuarto del siglo XIX, llega por heredad a la hacienda Buenavista, uno de los más grandes artistas de ésa época: Alberto Urdaneta Urdaneta, el cual, gracias a la magia del arte, nos ha congregado en el día de hoy para celebrar los 164 años de su incursión en este confuso y enigmático planeta. Hace cinco años, por esta época, en el periódico "La Calle", publicamos un artículo denominado "Alberto Urdaneta, el arquitecto de Cota", con el ánimo que este gran artista tuviera un mínimo reconocimiento y que dejara de ser un ilustre desconocido en el municipio, no obstante a nivel nacional ser bien apreciada su labor como pionero de la gestión cultural del país.
Alberto Urdaneta promovió la bellas artes y junto con Rafael Pombo trataron de poner al día en este respecto a una ciudad como Bogotá, empecinada con la ruana y la chicha y a un país como Colombia desangrándose entre hermanos desde siempre en guerras civiles entre liberales y conservadores, con una violencia heredada hasta nuestros días y magnificada ésta, por gobernantes llenos de ambición de poder y de odio. 

En la época de Alberto Urdaneta las batallas se libraban hasta en sus propias haciendas, para la muestra la trifulca o batalla que e llevó a cabo en la Hacienda Buenavista en 1840, aquí no más, cerca al Colegio Refous, entre la guerrilla de "Los Mochuelos" de afiliación conservadora al que pertenecía Urdaneta y sus hermanos, contra la guerrilla de los liberales llamada la de "Los Alcanfores". ¿Quién iba entonces a ponerle cuidado a un artista para crear museos, imprentas, talleres de grabado y de la incipiente fotografía?, en un país convulsionado como estaba y que lo sigue estando y desde entonces, o antes y ahora, en todos los tiempos, la cultura era y sigue siendo la cenicienta de los gobernantes. Tal vez su condición de potente terrateniente y de pertenecer a una prestigiosa familia le valió para que fuera escuchado para lograr, por ejemplo el 20 de julio de 1886, entre júbilos de la Independencia Nacional, fundar la Escuela de Bellas Artes, que posteriormente sería incorporada a la Universidad Nacional de Colombia. 
Justamente ese día en que los héroes de la independencia son recordados, Alberto Urdaneta, le dice al presidente Rafael Núñez: "Hay una intención de glorificar los héroes militares, y entonces tenemos a Caldas y a Bolívar, y el país está totalmente empeñado en glorificarlos a éllos como héroes; el país debería pensar que también hay otros héroes, aquéllos que han construido conocimiento, entonces dice: "Démosle el estatus de héroe a nuestros artistas". En este momento se sentó la base del reconocimiento y de la dignidad del artista, el mismo año de promulgación de la Constitución de 1886. Ojalá después de haberse acabado el siglo XIX, haber pasado el siglo XX y comenzado el XXI, toda la tinta que se ha gastado en leyes a favor de los artistas y de la Cultura, en Colombia se ponga en práctica, así como está en mora, por ejemplo, constituir el Consejo Municipal de Cultura de Cota y hacer un inventario del patrimonio cultural, entre otras muchas cosas.
Retomando, decía que en nuestro municipio Alberto Urdaneta era un ilustre desconocido, porque entre otras cosas, la historia lamentablemente no le interesa a casi nadie. Solamente las profesoras Cleofe y Abigaíl Ruiz, en su "Monografía del Municipio de Cota" nombran a Alberto Urdaneta y siembran la semilla de la búsqueda de la vida y obra de este gran hombre. Valga este momento para agradecerle a las profesoras Ruiz y hacer un reconocimiento público a la importancia que "La Monografía de Cota" ha tenido como base de estudio e investigación de la historia del municipio. Después de la publicación del artículo en el periódico "La Calle", tan sólo unos meses más tarde volvimos ha publicar el mismo artículo en la revista "Contestarte", pero sobre todo con un anexo muy importante hecho por Alfonso Guerrero*, en el que se rectifica y demuestra, mediante gráficos, que la noción que se tenía en algunos escritos sobre que Alberto urdaneta se había inspirado en la Plaza de la Concordia era errado y que en realidad parece ser más su inspiración en la Plaza de la Estrella de París.
Para algunos esto no parece ser importante, inclusive alguien de testa muy cerrada me dijo que como siempre se había dicho lo mismo "¡para qué cambiarlo!". Una mentira que se repite corre el riesgo de volverse verdad. Sin embargo, para darle razón a la verdad, la rectificación histórica es primordial. Tan primordial que el 29 de noviembre del 2004 cuando se celebraron los 400 años de la fundación hispánica de Cota, los gráficos que demostraron el posible origen del diseño del parque principal del municipio, publicados en la revista "Contestarte" fueron ampliados y expuestos en la Casa de la Cultura y, -entra por un oído, sale por el otro- en muchos pendones colgados en diferentes sitios de la administración municipal, seguían incurriendo en el mismo error. Al igual sucede en páginas de Internet o como cuando hicieron un video promocional de Cota, en el que dicen que Alberto Urdaneta fue vicepresidente de Colombia, o en algunos avisos que se encuentran en el mismo parque dando una información errónea. Hé aquí la importancia del Centro de Historia, como órgano asesor. 


Cuando deciden trasladar el casco urbano de Cota, genialmente le encargan a Alberto Urdaneta el diseño del nuevo pueblo. Alberto Urdaneta no realizó estudios superiores por lo tanto no era arquitecto graduado; pero tal vez el encargo se debió a su influencia política, económica y a su amplia cultura. Si Cota no hubiera sido diseñado por un artista, no pasaría de ser un pueblo más de nuestra geografía nacional, pero en cambio, con su parque octogonal y sus calles en diagonal, se constituye en uno de los pocos municipios del país que presentan esta forma como el de Ciénaga, Magdalena. 
Y hablaba que Alberto Urdaneta llegó como una premonición, porque del diseño del parque principal en el siglo XIX, se ha pasado a lo largo de más de siglo y medio, no sólo en él a congregar muchedumbres con ánimos políticos, a unir a sus habitantes en acontecimientos locales y de tipo nacional, sino, a encontrar e este parque innumerables manifestaciones de tipo cultural y artístico. "El pincel al parque" fue una actividad en la que se muestra el indudable legado de esa filosofía de puertas abiertas que mostró Urdaneta durante su vida, donde hay espacios de apropiación comunitaria y de unión en torno al arte, sin distingos de ninguna naturaleza. Ernesto Sábato dice en "Antes del Fin" que: "Y en un tiempo de crisis total, sólo el arte puede expresar la angustia y la desesperación del hombre, ya que, a diferencia de todas las demás actividades del pensamiento, es la única que capta la totalidad del espíritu, especialmente en las grandes ficciones que logran adentrarse en el ámbito sagrado de la poesía." La diversidad cultural y las manifestaciones artísticas como medios alternativos de crecimiento espiritual, son fuente de expresión, creación e innovación que facilitan la inclusión social, la participación, el respeto y el reconocimiento por el otro. 
Eso fue lo que hizo Alberto Urdaneta, ser pionero de alternativas de conocimiento y de percepción de la vida, en un tiempo de mayor oscurantismo cultural, donde ni siquiera el 10 por ciento de la población sabía leer y escribir, y que como paradigma funda "El Papel Periódico Ilustrado",  recogiendo la historia y la literatura de nuestro país. Ahora, es tiempo de abrir las mentes y facilitar los espacios que brinda el arte. Que el legado de Alberto Urdaneta persista en el tiempo.
29 de Mayo 2009, a los 164 años del nacimiento de Alberto Urdaneta y a la vez de los 405 años de la fundación hispánica de Cota. Ponencia presentada en El Concejo Municipal de Cota, con motivo de la celebración de los 164  años del nacimiento de Alberto Urdaneta.
Bibliografía: 
Urdaneta Rico, María Fernanda. Alberto Urdaneta. Vida y obra. Bogotá: Banco de la República BLAA, 1992. 
Vásquez, William. Escuela Nacional de Bellas Artes de Colombia 1866-1899. Tesis maestría, Bogotá: Uniersidad Nacional de Colombia, 2008. 

Lectura Relacionada:
http://revistacontestarte.com/alberto-urdaneta-el-arquitecto-de-cota/