Translate

lunes, 20 de noviembre de 2017

POLICARPA SALAVARRIETA - 1817 - 2017

Bicentenario 1817 - Noviembre 14 - 2017

Policarpa Salavarrieta es una heroína latinoamericana que supera la ficción de las películas, hoy doscientos años después de su muerte, su trabajo y estrategias para la causa de la independencia aún nos sorprenden; desde muy joven, segunda década del siglo xix,  encauzó su vida a favor del proceso de Independencia de su país, hoy Colombia, y en la época, una colonia española llamada "Nuevo Reino de Granada".
 Asumió con inteligencia innumerables riesgos, llevó a cabo labores de espionaje, coordinó y colaboró con los patriotas  y fue un enlace de gran importancia en la causa independentista.
Nació en Guaduas en 1795 - murió en el cadalso en Santafé en 1817
Breve compilación de su vida
Oleo del Maestro
José María Espinosa
(quien la conoció personalmente)
[…] Estas investigaciones históricas están confirmadas por un manuscrito que existe en la Biblioteca Nacional, obra de la señora Andrea Ricaurte de Lozano, [dama de la élite Bogotana del S.XIX, y, patriota]  que se guarda en la sección Biblioteca Pineda, volumen VIII, Biografías:
“La Pola, mujer de carácter enérgico y de clara inteligencia, había dedicado su vida a conspirar contra el duro Gobierno militar de los españoles. Ella escribía con frecuencia a los patriotas que luchaban por la independencia en guerrillas, en los Llanos de San Martín y de Casanare; auxiliaba a los individuos que querían marchar a incorporarse a las guerrillas; ponía en conocimiento de los republicanos que estaban ocultos en la ciudad o que servían forzados en las tropas del Rey, las noticias que recibía, valiéndose para ello de las matronas Carmen Rodríguez de Gaitán, Petronila Nava de García Hevia, Eusebia Caicedo de Valencia y Andrea Ricaurte de Lozano ; hablaba con los militares forzados, y hacía circular en copias las cartas que recibía de fray Ignacio Marino, Juan José Neira, Ignacio Rodríguez y de otros jefes de guerrillas patriotas. Además, compraba con el mayor sigilo, con dinero que le daban las familias republicanas, elementos de guerra que enviaba a los campamentos, venciendo graves dificultades.(hasta aquì, citado por Pedro Marìa Ibàñez en Crònicas de Bogotà)
La  familia de "La Pola" apoyó tempranamente la causa de la independencia, su cuñado, Domingo García murió en 1814 luchando al lado de Antonio Nariño en la campaña del Sur.
Escultura de "La Pola"
Barrio "Las Aguas"
Bogotá
Policarpa tenía un hermano menor, Bibiano, y desde la muerte de sus padres ocurrida en la capital del reino, vivian en Guaduas, una población distante de la capital, hoy en carro cuatro horas; donde por sus actividades independentistas se habían hecho notorios y corrìan el riesgo de ser delatados y perseguidos,   razones por las que se vieron en la necesidad de  regresar a Santafè; para ingresar a la capital del reino, Santafé, se necesitaban salvo conductos, así que Policarpa consiguió unos falsos para presentar a las autoridades,  y para poder entrar en contacto con otros patriotas, Ambrosio Almeyda  y José Rodríguez, dos importantes líderes de las guerrillas patriotas, le dieron cartas de referencia.  Los Almeyda esperaban que la conexión con la Pola en Bogotá  serviría para impulsar el levantamiento en la ciudad, cuando éste se iniciara en los Llanos donde el General Santander se encontraba disciplinando, y enseñando estrategias militares a los hombres que cada día llegaban para integrarse al ejército Granadino que estaba conformando
Policarpa y su hermano en Santafè, consiguieron con las cartas de Almeyda y los Rodrìguez,  el apoyo de Andrea Ricaurte y Lozano,  y como "La Pola" en la capital, era desconocida, pudo sin mayores contratiempos continuar cumpliendo con las pesquisas y encomiendas de los patriotas. Gracias a su profesión de modista encontró la forma de "ganarse la vida" mientras que simultáneamente servía  a la causa de la Independencia, ya que para  confeccionar las prendas de las señoras de los realistas   se desplazaba a la casa de estos y mientras cosìa escuchaba conversaciones y se enteraba de las últimas noticias; como movimiento de tropas, día señalado, armamento en camino, entre otras. 
Conmemoración primer centenario
1817-noviembre - 1917
Bogotá - Colombia
Policarpa sabía que los patriotas dependían de esta informaciòn  para  contrarrestar los movimientos  del ejercito del Rey,  asì que coordinaba para que dicha información llegara prontamente; los grupos patriotas preparaban entonces emboscadas y cuando estas eran exitosas, lograban apoderarse de las armas realistas.  Otras actividades que, según los registros de Jose Hilario Lopez, Policarpa realizaba, era recibir, copiar y transmitir los mensajes que llegaban de los Llanos, comprar material de guerra, reclutar  y ayudar a los jóvenes a unirse a los grupos patriotas y orientarlos  hacia el Casanare donde se encontraba Santander, o hacia otros lugares, segùn las instrucciones. 
El entonces joven Oficial José Hilario López, que décadas más tarde dirigió como presidente los destinos de la República, dice sobre Policarpa en sus memorias:
Yo era uno de tantos patriotas que concurrían a la casa de la Pola, en donde se comunicaban las noticias que se tenían de los de Venezuela y Casanare, y se celebraban cuando ellas eran buenas, pues esa mujer, valiente y entusiasta por la libertad, se sacrificaba para adquirir con qué obsequiar a los desgraciados patriotas, y no pensaba ni hablaba otra cosa que de venganza y del restablecimiento de la Patria".
Nuestra  heroína sabía los riesgos que corrìa, así que por seguridad, cambió de residencia;  se ocultó en la casa de doña Andrea Ricaurte, esposa del patriota don José Tadeo Lozano y allí, según registros, se contacto con señoras que también trabajaban por la causa:  doña Carmen Rodríguez de Gaitán, hermana del patriota guerrillero José Ignacio Rodríguez, llamado “El Mosca”, antes citado, oriundos de Guasca; doña Petronila Nava de García Hevia, viuda, que colaboraba desde su destierro en Cogua. La casa  de la señora Ricaurte de Lozano estaba localizada en la calle 10,  un barrio, entonces, silencioso y tranquilo Desde dónde se enviaban y  recibían continuamente postas, se  auxiliaba a los que lograban salir de prisión y a los que decidían  incorporarse a las guerrillas que incesantemente fustigaban  a Sámano [comandante de las fuerzas realistas] y a sus tenientes.
Portada del libro ordenado por el presidente
Francisco de Paula Santander en 1826
Las actividades de "La Pola" pasaron inadvertidas para los realistas hasta el momento en que se fugan los Almeyda, ya que su huida fue prontamente descubierta y de inmediato  despacharon piquetes de soldados en su búsqueda, y estos, lograron capturar a Alejo Sabaraìn que tenìa en su poder cartas de varios patriotas e  informes que enviaba  Policarpa. 
Sàmano ordenò la persecución y captura de los patriotas implicados; y de la aprehensión de Policarpa encargó al Sargento Iglesias, hombre astuto, quien iniciò las averiguaciones para dar con el paradero de "La Pola".  Frente al Colegio de San Bartolomè se encontraba el Batallón Jambo y al lado una venta de licor donde el Sargento Iglesias tomaba sus copas departiendo con la ventera;  Iglesias, ocultando su verdadera misiòn, pidiò ayuda a la ventera para localizar a Policarpa, manifestàndole que su jefe estaba interesado en la joven y querìa visitarla. La ventera creyendo ayudar a "cupido" le dijo a Iglesias:
- "Eso es fácil, por aquí pasa un hermanito, que es el mismo retrato de "La Pola". (Cit. Ibáñez) El Sargento aguardò hasta que pasò el niño, lo siguiò y lo viò entrar en la casa de Ricaurte Lozano. Iglesias regreso en la noche acompañado de varios soldados, allanò la casa y arrrestò a "La Pola" y a su hermano; Andrea Ricaurte, entre tanto, alcanzò a poner en la chimenea papeles que comprometían a muchos patriotas. No arrestaron a Andrea por estar amamantando, sin embargo, la confinaron a la casa. Iglesias condujo a Policarpa y a su hermano a prisión, que por aquellos días era el Claustro del Colegio del Rosario; Bibiano fuè liberado al tercer día después de recibir un cruel castigo de azotes. 
Policarpa fuè sometida por orden de Juan Sàmano a Concejo Verbal de Guerra que la condenò a muerte el dìa 10 de noviembre de 1817 por encontrarla culpable de:  
Museo Policarpa Salavarrieta
Guaduas Cundinamarca
"estar implicada en la conspiración de los Almeyda,  ayudar a desertar a varios miembros del batallón Numancia,  enviar armas, periódicos y recursos a los patriotas de los Llanos, suministrar información sobre los movimientos de las tropas españolas. Igualmente, estaba envuelta en la fuga de la cárcel de los hermanos Almeyda en septiembre, a quienes les  encontro refugio en casa de Gertrudis Vanegas en Macheta". Por otra parte, los documentos incautados en el arresto de  Alejo Sabaraín contenían informes de Policarpa y otros patriotas, y estos, fueron la prueba final irrefutable en contra de nuestra heroína.
De la noche en que fué aprehendida Policarpa, quedó para la posteridad el relato de un testigo que presenció los hechos, don Camilo Sánchez, natural de Bogotá:  "la noche de la prisión de la Pola se hallaban en la sala de la casa doña Andrea Ricaurte de Lozano, la Pola, su hermano Bibiano y el mismo don Camilo, también conspirador, que logró ocultarse en aquellos momentos. El refería que la señora Ricaurte, aprovechando e] tiempo en que era interrogada la Pola, logró arrojar al fuego de la cocina varios papeles, y que merced a estar doña Andrea amamantando a un niño, quedó confinada en la casa en vez de ser llevada a prisión.
El día y hora fijada para el fusilamiento fueron las nueve de la mañana del día 14 de noviembre de 1817; La Pola fue conducida a la plaza mayor, iba a la cabeza del fúnebre grupo de condenados; a su lado estaban dos frailes franciscanos. Al dar el primer paso fuera del portalón del Colegio del Rosario, vio al pueblo reunido y observó que el encargado de dirigir las ejecuciones era el militar Rafael Córdoba, quien había firmado el 20 de julio de 1810 el Acta de Independencia, airada exclamó en alta voz:
¡Por Dios,¿Cómo puedo yo ver con ojos serenos a un americano ejecutando a otros americanos?  
Bicentenario
1817-2017
Iglesia de San Agustín
Bogotá
¡Pueblo de Santafé! ¿cómo permites que muera una hermana vuestra e inocente? ¡Muero por defender los derechos de mi patria, Dios Eterno, ved esta justicia!  
¡ Pueblo, yo os compadezco... algún día tendréis más dignidad!
Quiso Policarpa agua para calmar su sed; presuroso, un soldado le alcanzó un vaso de agua, al observar la mártir que éste era peninsular, rechazó el agua y dijo:
¡Ni un vaso de agua quiero merecer de los verdugos de mi patria!
Los soldados condujeron a los condenados hacia los nueve banquillos de ejecución que se habían levantado, para ellos, en la Plaza Mayor; se les ordenó sentarse de espaldas, pues por traidores, debían ser fusilados por la espalda.
Minutos Antes de  su ejecución,  al momento de ser vendada, Policarpa se dirigió al pueblo diciendo:
"¡Pueblo indolente! ¡Cuán diversa sería hoy vuestra suerte si conocieseis el precio de la libertad!  Ved que aunque mujer y joven, me sobra valor para sufrir la muerte y mil muertes más, no olvidéis este ejemplo!"  
Aún no culminaban las horas de la mañana de ese 14 de noviembre de 1817…
Y qué sucedió después?
El cuerpo de sus compañeros fue colgado en postes y expuesto durante varios días en la plaza para que los súbditos recordaran como terminaban los traidores al Rey;  y a ella, por ser mujer, se le otorgó a sus hermanos sacerdotes la merced de reclamar el cuerpo y ellos la sepultaron en la iglesia del Convento de San Agustín. 
1817: En los días siguientes, el líder Ambrosio Almeyda despachó un correo al  Casanare dirigido al General Santander, [héroe de la Batalla de Boyacá que sello la independencia]  comunicándole la triste noticia de  la ejecución de Policarpa.
1826: Primer homenaje a la heroína y mártir. El General Santander, siendo presidente de la Gran Colombia, ya libre la patria, ordenó un homenaje al que asistirían las autoridades máximas de la República, el homenaje consistió en una obra de Teatro que recrearía la vida y muerte de "La Pola"; la obra la escribió, por orden del presidente Santander, José Dominguez Roche, se tituló "La Pola".
Sopó 14 noviembre 2017
Conmemoración Bicentenario 
1897: Siendo Presidente Miguel Antonio Caro, emitió un decreto para que se conmemorara el día de la muerte de Policarpa, asignó partida para que se ubicara en la Plazoleta de "Las Aguas" una estatua y dicha plazoleta se llamara "Plazoleta Policarpa Salavarrieta", y así mismo otra escultura de "La Pola" en su ciudad natal; Guaduas.
1917: Por decreto el Gobierno ordenó conmemoración nacional en el primer centenario de su muerte, 1817-14 noviembre- 1917, y en Santafé de Bogotá se realizó un desfile multitudinario, y la estatua de La Pola, localizada en las Aguas, fue elaborada en cobre.
1967: El Gobierno nacional en conmemoración al sesquicentenario y en homenaje perenne a la muerte de "Policarpa", firmo la "Ley 44", que decreta el 14 de noviembre día de la mujer colombiana, y día cívico. 
2015: La Casa de "La Pola" en el municipio de Guaduas, su tierra natal, es actualmente  un museo; el inmueble fue restaurado por el Ministerio de Cultura Nacional en el 2015.
2017: Conmemoración de los docientos años de su muerte: 1817 - 14 noviembre - 2017 - ; las Academias Colombianas de Historia con el apoyo del Gobierno Nacional, Departamental y lideradas por la Academia de Historia de Cundinamarca realizaron el homenaje en tres  Actos conmemorativos: 10 de Noviembre de 2017 Claustro del Rosario, sitio de su prisión desde noviembre de 1817; 
14 de Noviembre 2017, Plaza de Bolívar Bogotá, sitio de su ejecución  y 21 de Noviembre Iglesia de San Agustín, en el sitio donde se encuentra la tumba de la heroína: "Policarpa inmortal".
2017:  El bicentenario de Su muerte fué conmemorado también en Guaduas, su ciudad natal y en otras poblaciones, entre ellas, Sopó, Cundinamarca, en la sede Cultural y Educativa que lleva el nombre de la Heroína Nacional; y el Centro de Historia de Sopó, como homenaje perenne creó La Orden al Mérito "Policarpa Salavarrieta" que será entregada cada 14 de noviembre a mujeres destacadas en la comunidad soposeña!
Bibliografía: 
(Cit. En: Ibáñez, Crónicas de Bogotá, Cap.49) 
(Cit. En: Policarpa Salavarrieta Heroína por excelencia. Castro Carvajal Beatriz. Credencial historia no.73)