Translate

lunes, 20 de julio de 2009

MADRID


Madrid, cuyos nombres ancestrales son Sagasucá y Tibaytatá fue En el año de 1971 el centro de estudio de arqueológos y antropólogos en razón a un importante  yacimiento arqueológico, registrado en su jurisdicción, con evidencias materiales de pobladores del Período Herrera cuya secuencia cronológica se ubica entre 5.000 a 2.225 años antes del presente, enlazando la fase tardía de los cazadores recolectores y los primeros indicios de alfarería que según datación corresponden al Período Herrera,   desarrollo cultural anterior al de los Muiscas.

En la conquista, los registros hablan de dos aldeas Sagasucá y Tibaytata. En 1548 Alonso Díaz figura como encomendero de las tierras del poblado Muisca de Tibaytata, lo que indica que fué uno de los primeros conquistadores a quienes asignaron encomienda de tierras y de indios puesto que Díaz integró el grupo de soldados de Quezada; contrajo matrimonio con Leonor Gómez Herrezuelo,  hecho notable puesto que Leonor fue una de las cinco primeras mujeres hispanas que pisaron tierras granadinas y su matrimonio con Alonso Díaz fue el segundo casamiento católico celebrado en el nuevo reino de Granada. Del matrimonio de Alonso y Leonor hubo una hija, María Díaz que fué la primera criolla nacida en el nuevo Reino de Granada.
Diaz murió a manos de los muzos  y la encomienda fue heredada por su esposa Leonor a nombre de su hija María. María Contrae matrimonio con Antón Martín de Melo, hermano del conquistador Juan de Melo, quien también aparece registrado con tierras en Tibaitata y Panches. Posteriormente, una hija del matrimonio de María y Antón, Ana Gómez de Melo contrae matrimonio con Diego de Vergara, que de acuerdo a la costumbre, debió recibir como dote de su esposa tierras en Tibaitatá y además era encomendero de tierras en la zona de Nocaima. A finales del siglo XVI se encuentran registros de un pleito entre María Díaz viuda de Antón Martín de Melo y Alonso de Olalla Herrera por tierras en la zona de Nocaima [folio acta del pleito citado en "Historia de Nocaima, apuntes y documentos].
A comienzos del siglo XVII la encomienda se registra como Serrezuela, nombre probablemente derivado del nombre de Leonor Gómez Herrezuelo y como encomendero de Serrezuela Antonio de Vergara Azcárate y Avila, no obstante,  la legalización de dicha encomienda solo se registra hasta las postrimerías del siglo, en el gobierno de Gil Cabrera y Dávalos. Herederos Francisco, luego José de Vergara Ascárate y sucede a este Francisco de Vergara Vela y Patiño nieto del primer Francisco. En 1816 durante la reconquista, Morillo confiscó varias haciendas entre ellas la Serrezuela a nombre de Pantaleón Gutierrez Quijano y Francisca Moreno.
Al finalizar la colonia, las tierras del distrito de Serrezuela se encontraban repartidas en 70 propietarios y entre ellas la Hacienda “La Estancia” pertenecía a don Juan Nariño hermano del Precursor Antonio Nariño y Alvarez.
En la república, a finales del siglo XIX, los almacenes de mayor importancia que existían en Madrid eran, el hotel de Diego Otero, el transporte de carruajes de Eudoro y Absalón Quijano, el molino de Julian Escallón y la cervecería del general Antonio B. Cuervo.
En 1875 el municipio de Serrezuela solicitó a la Asamblea de Cundinamarca el cambio de nombre por Madrid, en razón a que en el municipio vivió Pedro Fernández Madrid, hijo del  prócer José Fernández Madrid, quien fungía como presidente en 1816 a la entrada del "pacificador" Pablo Morillo.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Bienvenido, sus aportes son importantes!.